Escucha esta nota aquí

El abastecimiento de combustible líquido, en especial de diésel, sigue siendo irregular en Santa Cruz. Así lo confirmó la Asociación de Surtidores de Santa Cruz (Asosur) que espera que el flujo se normalice en la ciudad.

La situación se ha hecho más evidente aún. Este martes una larga fila de cisternas llegó a la refinería de Palmasola para proveerse de combustible, pero pocos lograron llenar sus tanques.

La anterior semana, las estaciones de servicio informaron que desde hace más de 10 días el flujo era irregular. El contexto se hace más difícil en esta época del año, debido a que el diésel es muy demandado por los productores agropecuarios, que están en plena campaña de invierno.


Después de las observaciones de las empresas distribuidoras, Yacimientos emitió un comunicado en el que admitía los problemas en el suministro de combustible.

La estatal atribuyó la irregularidad debido a percances logísticos en el transporte. Yacimientos importa diésel y gasolina a través de barcazas que navegan por el Rio Paraná – Paraguay, pero que, por los bajos niveles de agua, en esta vía fluvial, el flujo de la carga ha sido irregular.

Por este motivo, según la compañía se registra “una reducción de los volúmenes del combustible destinado a Santa Cruz”.

En el comunicado la estatal se comprometió a subsanar este problema hasta el lunes 7 de septiembre. Sin embargo, hasta ayer el abastecimiento seguía siendo irregular.

“Seguimos con la llegada intermitente del diésel”, afirmó Susy Dorado, gerente de Asosur.

Se buscó la versión de la Dirección Distrital de YPFB, pero no se obtuvo respuesta.

Mientras tanto, las colas en la refinería de Palmasola continúan.