Escucha esta nota aquí

Recostado sobre una banca, en un pasillo de la sala de Emergencias del hospital Mario Ortiz, está el pequeño José Carlos. Su madre lo acompaña y está atenta al suero que tiene en su brazo y al sangrado que de rato en rato sale de su nariz.

Pasó la noche allí, incómodo, con solo una colcha que su madre le llevó para darle algo de condiciones. Suda frío, hace muecas de dolor y llora cuando ve que su nariz vuelve a sangrar.

Este niño, de 9 años, es uno de los once menores que ocupaban ayer bancas, camillas y otros espacios de la sala de Emergencias del del hospital de Niños Mario Ortiz, de Santa Cruz, que nuevamente se encuentra sobresaturada ante la gran cantidad de chicos con síntomas de dengue que llegan hasta este nosocomio. La sala de dengue, con 20 camas habilitadas hace tres semanas, no da abasto y el cuadro de hacinamiento vuelve a golpear a este hospital.

Frente a José Carlos y en las mismas condiciones está Marco Antonio, de 7 años, que llegó con fiebre alta y malestar general. Su madre, casi resignada a las condiciones que ofrece el sistema público de salud, asegura que lo importante es que su niño está siendo atendido y que los médicos están pendientes de él.

En el hospital Francés la situación de hacinamiento llegó al punto ayer, por la madrugada, que los médicos pedían auxilio para que deriven pacientes a otros nosocomios. Las 20 camas de la sala de dengue, las 15 de internación y todas las de Emergencias fueron copadas, por ello los pacientes tuvieron que ser acomodados en el pasillo; en camillas improvisadas y en sillas. Ayer, cerca del mediodía, la situación no había variado.

Entre ellos estaba José Antonio Villegas, de 22 años, que llegó el viernes por la tarde con sangrado nasal. Su mamá consiguió una silla para que pueda recibir tratamiento sentado, a la espera de una cama.

 

Escasean los medicamentos

Pero eso no es todo, en dicho centro hospitalario municipal se agotó el paracetamol en jarabe, que se prescribe a los niños con dengue, mientras que el paracetamol para adultos empieza a escasear.

El problema es de conocimiento del secretario municipal de Salud, Raúl Hevia, quien asegura que esto se debe a la gran cantidad de pacientes que son atendidos producto de una epidemia inusual, a quienes se les garantiza atención y tratamiento gratuito.

“No solamente se acabó el paracetamol, también escasean los barbijos y el alcohol en gel. Como municipio hemos sobrepasado los 18.000 pacientes atendidos en el primer y segundo nivel. Así no hay medicamento ni paracetamol ni barbijo que aguante”, expresó.

Según Hevia, la cantidad de enfermos ha hecho que el stock de medicamentos adquiridos hace un mes para todos los centros municipales, con una inversión de Bs 15 millones, empiece a agotarse.

No obstante, la esperanza de reabastecimiento inmediato está puesta en el decreto anunciado por la presidenta del Estado, Jeanine Áñez, para la compra directa de insumos y medicamentos. “Esperamos que cumpla y que el decreto sea promulgado la próxima semana. Una vez que tengamos ese respaldo legal procederemos a la compra inmediata. Cuando hay una emergencia, se hacen este tipo de cosas”, destacó Hevia, al indicar que esto acortará los procesos largos de una licitación, que pueden llevar hasta ocho meses, desde la publicación, la adjudicación y la entrega de los productos.

 

Piden ir al hospital de la Pampa

Con respecto a la saturación de camas de internados en los hospitales, el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, dijo que hay camas vacías en el hospital de La Pampa de la Isla y que la gente sigue acudiendo a los centros de salud. Por ello, según Urenda, es que se sigue fortaleciendo las consultas, debido a que esa situación es la que produce la congestión del sistema de salud.

“En el tercer nivel no nos ha rebasado la capacidad de terapia intensiva, seguimos teniendo nosotros la misma capacidad, saturada, complicada, hay que esperar camas. Estamos esperando los ítems del Ministerio de Salud para implementar camas en terapia intensiva en los hospitales de tercer nivel”, manifestó la autoridad.

El secretario municipal de Salud también pidió a la gente que acuda al hospital de la Pampa, que, según él, dispone en estos momentos de 50 camas libres.

Confirman otra muerte

Por otro lado, el secretario de Salud de la Gobernación confirmó que la niña procedente de La Guardia, que falleció el fin de semana pasado, lo hizo debido al dengue.

La autoridad, además, indicó que la pequeña padecía enfermedades de base. “Está confirmada por laboratorio y lo tiene que confirmar el comité técnico científico del Sedes. Probablemente la sumará a las cinco muertes confirmadas. Con esta son 20 muertes en total con diagnósticos clínico, pero no corroboradas por el comité técnico científico”, manifestó Urenda, a tiempo de asegurar que las complicaciones con el dengue persistirán mientras se registren picos altos de la enfermedad.

Comentarios