Escucha esta nota aquí

Reactivar la demanda interna, controlar el gasto, inyectar liquidez, estimular las exportaciones, y sobre todo pacificar al país, son las principales tareas que debe atender el Gobierno de Luis Arce Catacora, afirmaron economistas consultados por EL DEBER. 

De hecho, el propio jefe de Estado adelantó que su Gobierno será austero, debido a la fuerte recesión por la que atraviesa el país, como secuela de la pandemia por coronavirus que afecta a Bolivia y al resto del mundo.

Sin embargo, más allá de un buen plan de emergencia, el economista Gonzalo Chávez dijo que el país necesita, de forma urgente, un acuerdo para terminar las fricciones que aún persisten después de las elecciones de octubre.

“Lo más importante en el cortísimo plazo es encontrar un horizonte de estabilidad económica y social. Se necesita pacificar el país y tener acuerdos básicos en salud, empleo, y de crecimiento; para implementar políticas de reactivación económica de urgencias”, dijo.

Aseguró que una vez logrado este objetivo se pueden aplicar bonos, los alivios de la deuda, la reducción de impuestos, como el IVA.

Luego, según Chávez, se debe pensar un plan más amplio para reactivar a las pequeñas, medianas y grandes empresas.

Pero sostuvo que todo esto no servirá si no hay estabilidad social. Alertó que el país está a merced de dos líneas de conflictividad: la primera es la reivindicatoria de varios sectores que exigirán el apoyo del Gobierno.

“Son regiones, sindicatos y diferentes grupos con capacidad de movilización, que pedirán al Gobierno que los salve. Esa conflictividad se viene y es muy difícil pararla, por eso es importante negociar”, dijo.

La segunda línea de conflicto es la política, que, según Chávez, va a continuar. En especial porque existen grupos que siguen cuestionando la legitimidad de las elecciones.

No obstante, dijo que se irá apaciguando en vista a que se avecina un nuevo proceso electoral, para elegir gobernadores y alcaldes, en marzo de 2021

“Pero la conflictividad reivindicatoria va continuar. Por eso no solo necesitas gobernabilidad en la Asamblea, sino también en la calle. Entonces, se requiere de algún tipo de pacto”, dijo.

El gerente general de Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez señaló que una de las principales tareas del Gobierno es reactivar la demanda interna. Considera que esto se pueda hacer a través de los bonos y la inyección de recursos al sector productivo, de servicio y comercial, sectores que generan cientos de empleos en el país.

Planteó mejorar la relación entre el gobierno y los empresarios, desde los microempresarios hasta los grandes, para la generación de empleos y el desarrollo del país. 

"Confiamos en que habrá una buena relación entre el sector empresarial y el público. Si hay algo en lo que se coincide con el Gobierno es en la preocupación por la economía, por los empleos que se han perdido y porque Bolivia retome por la senda del crecimiento", apuntó.

En esa línea, el economista José Alberti dijo que, entre los problemas que debe atacar el gabinete económico, es recuperar y mantener las fuentes de trabajo afectadas por la pandemia, a raíz de largo confinamiento que frenó la actividad económica por meses.

Aseguró que, por los efectos del coronavirus, unos 600.000 empleos fueron destruidos.

Para reactivar la generación de más fuentes de trabajo es necesario, según Alberti, inyectar liquidez en las empresas, ya sea de forma directa: mediante inversión pública, o a través el sistema financiero. Esto debido a que muchas empresas tienen problemas para sostener su cadena de pago.

Por otro lado, sostuvo que es importante seguir reduciendo costos y mantener el diferimiento en el pago de créditos e impuestos a las empresas privadas, porque la pandemia redujo los ingresos de todos los actores económicos.

“En los próximos 100 días se deben dar señales claras. Estamos en una fuerte recesión, lo confirmó el presidente Arce, el PIB ha decrecido y contraerá alrededor del 7,5% hasta fin de año. Entonces, el ministro Montenegro debe liderar las políticas públicas para salir de esta situación”, señaló.

Otro aspecto, según Alberti, que debe atender el Gobierno con urgencia es la reactivación del mercado interno y externo.

En el interno, recomendó fomentar el consumo de productos hechos en Bolivia. Para que esto se haga realidad, dijo que es necesario que el Estado priorice la inversión pública en sectores intensivos en manos de obra y productivos.

En lo externo, afirmó que es importante estimular las exportaciones no tradicionales, facilitando permisos y una serie de trámites exigidos por Estado.

Por último, sostuvo que el Gobierno debe mantener la salud del sistema financiero que administran el ahorro de todos los ciudadanos. “Se debe mantener una banca estable”, subrayó.