Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, asegura que Bolivia avanza en la reconstrucción de la economía. Con cifras compartidas en la Rendición Pública de Cuentas Inicial 2021 ‘Reconstrucción de la economía boliviana’, describió que las medidas económicas y sociales impulsadas por el Gobierno, por el lado de la demanda y de la oferta, reflejan resultados concretos y positivos.

Por el lado de la demanda, desglosó que el Bono contra el Hambre del 1 diciembre 2020 al 1 de marzo de este año llegó a 4.015.364 personas, cuyo monto fue de Bs 4.015 millones. En lo relativo al reintegro al Impuesto al Valor Agregado (RE-IVA), de enero a febrero de la presente gestión, dijo que se registraron 22.626 personas y el monto devuelto alcanza los Bs 561millones.

Del impuesto a las Grandes Fortunas (IGF), informó que alcanzará a personas naturales con patrimonio superior a Bs 30 millones (152 personas contribuyentes -0,001% de la población-). La recaudación esperada es de Bs104,5 millones.

El ministro anotó que el restablecimiento de la inversión pública y reactivación de proyectos de inversión, como el tren metropolitano de Cochabamba, la construcción de la vía férrea Montero- Bulo Bulo, el descubrimiento del campo de gas Boicobo Sur X1 en Chuquisaca, y desembolsos de créditos para reactivar proyectos de energía han comenzado a encender el motor de la demanda interna.

Por el lado de la oferta, Montenegro realzó el Fideicomiso para la Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (Programa SI Bolivia) que al 2 del presente mes registró un desembolso de Bs 28,9 millones y cuyo universo de beneficiarios alcanza 175 productores. 

Asimismo, insinuó resultados de desempeño positivo en el tema de refinanciamiento y reprogramación de créditos y período de gracia de seis meses y en los programas de apoyo al sector productivo y al acceso a vivienda de interés social. 

También mencionó señales de recuperación económica en restaurantes, supermercados, hoteles y transporte aéreo que se expresan en un repunte del valor de ventas y servicios facturados.

En los indicadores macroeconómicos y perspectivas económicas para 2021, Montenegro refirió que se proyecta un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el orden del 4,4%, una inflación en torno al 2,6% y un déficit fiscal de aproximadamente 9,7%

"Estos elementos nos va permitir generar un entorno de estabilidad macroeconómica, de crecimiento económico y redistribución del ingreso para dar certidumbre a los agentes económicos y mostrar que la economía está creciendo”, puntualizó.

En la Gaceta de la Iberósfera, el economista Mauricio Ríos ve que las proyecciones siguen siendo sobre-optimistas, pues están basadas más en un rebote estadístico anecdótico y son fruto de la reapertura de la economía. “No evidencian una recuperación real y sostenida”, indica.

Argumenta que las principales causas de la desaceleración de la economía se encuentran en perpetuar un modelo económico cerrado, basado en una elevada cotización temporal de materias primas, orientado a crecer a corto plazo mediante el incremento permanente del gasto de unos fondos públicos con los que hoy ya no se cuenta. Esto ocurría antes de la crisis provocada por el fraude de 2019 o de la pandemia. 

En todo caso, expresa que la única manera de salir hacia adelante de manera sostenida es a partir de que los empresarios comiencen a generar riqueza real, y eso solamente es posible mediante una reforma estructural de 180 grados orientada a la liberalización de la economía.

“La economía ya no sólo está sujeta a la incertidumbre que genera la falta de un plan de vacunación masiva claro, sino ahora también sobre lo que puede provocar el nuevo quiebre institucional en el que se traduce toda la serie de detenciones injustificadas de las últimas semanas, y que han alcanzado incluso el plano internacional”, apunta Ríos.

Comentarios