Escucha esta nota aquí

El crecimiento económico de Bolivia alcanzó un 5,3% al primer cuatrimestre de 2021; sin embargo, esta cifra positiva no se percibe en el bolsillo de los ciudadanos de acuerdo a los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran una caída en los precios debido a un menor consumo en marzo y abril.

Marcelo Montenegro dijo que entre enero y abril de 2021, la economía boliviana logró un crecimiento estimado del 5,3% con una importante dinámica de la minería, construcción, hidrocarburos, industria manufacturera y comercio, según datos estimados del Índice Global de Actividad Económica (IGAE).

No obstante, la pandemia no permite comparar en igualdad de condiciones. En los meses de marzo y abril de 2020 Bolivia ya estaba en cuarentena rígida.

En este sentido, lo que reflejan las cifras actuales, comparadas con el mismo periodo del año pasado, se denomina ‘rebote’. Además, el ciudadano no percibe todavía la recuperación porque en marzo los precios cayeron a -0,12% y en abril un 0,06%, lo que refleja un menor consumo.

En criterio de Mauricio Ríos García, experto en finanzas, se trata de un ‘rebote estadístico’ fruto de la reapertura de la economía, pero no necesariamente de la reapertura de negocios concretos. “No necesariamente significa que Bolivia ha alcanzado los niveles de crecimiento previos a la pandemia. Para que eso suceda tomará entre dos y tres años en el mejor de los casos”, afirmó.

Mientras que el exdirector del Banco Central de Bolivia José Gabriel Espinoza observa que el punto de comparación correcto para evaluar si la economía se encuentra bien debe ser 2019, ya que entre marzo y septiembre de 2020 se tuvo una situación sumamente atípica que puede sesgar la comprensión de los indicadores mostrados. Otra cifra que respalda la caída del consumo es la menor importación con respecto a 2019; que asciende a casi $us 600 millones. Espinoza también menciona un reducido consumo de cemento, por debajo de lo observado hace dos años.

Factores externos inciden

Los economistas coinciden en que las cifras positivas están relacionadas a los precios internacionales de las materias primas, que están en alza y a la recuperación de la economía de EEUU. Alberto Bonadona menciona que se percibe la recuperación de la economía internacional y su impulso de más de 2 billones de dólares.

A su vez, el investigador económico Germán Molina señala que aún con las cifras positivas es evidente que el sector público está en crisis porque no tiene las suficientes recaudaciones por impuestos y varias entidades como Aasana no tienen dinero para pagar sus obligaciones y tampoco cumplieron con los constructores.

Comentarios