Escucha esta nota aquí

El director general del Instituto Nacional de Estadística (INE), Yuri Miranda, manifestó que, entre enero y julio, las exportaciones llegaron a $us 3.767 millones, mientras que las importaciones alcanzaron a $us 3.757 millones. Después de la caída registrada en abril, por efectos del Covid-19 en el país.

Sin embargo, desde la Cámara Nacional de Industrias (CNI) se mostraron cautos ante los datos brindados por el INE e indicaron que se debe seguir trabajando para lograr la reactivación económica de la nación.

Miranda precisó que Bolivia registró un saldo comercial negativo de $us 10 millones debido a que las importaciones han sido ligeramente superiores a las exportaciones, principalmente, en Bienes de Capital para la industria como para el sector agropecuario.

La autoridad destacó que el crecimiento económico del país se mide por dos aspectos, uno, por la oferta en la producción de Bienes y Servicios, y el otro, por la demanda, donde se encuentra la inversión, las exportaciones, el consumo de los hogares y el consumo de la administración pública.

Según la explicación del director, el Producto Interno Bruto (PIB), revela que, por parte de la demanda externa, las exportaciones han sido muy importantes para alcanzar el crecimiento de 0,6% al primer trimestre de este año. Sin embargo, hace notar que esa variación no sería comparable con un año anterior, ni con uno posterior por razones, principalmente, de la pandemia.

Para Miranda el sector exportador, en julio, se habría recuperado bastante, respecto a abril, aunque precisó julio respecto a junio, la actividad minera presentó menores valores de exportación debido a que su producción se habría relentizado, pues la minería a gran escala, privada aún tiene las restricciones laborales como efecto de la pandemia.

Sobre el tema, Ibo Blazicevic, presidente de la CNI, reconoció que evidentemente hay una mejora en las exportaciones e importaciones y eso se hace más patente si se lo compara con abril, un mes considerado por los industriales como ‘muerto’ debido a que por la cuarentena rígida la actividad industrial y comercial fue casi nula.

Blazicevic precisó que el sector maneja datos del segundo trimestre de 2020 y los compara con el promedio trimestral de 2019 y en ese ejercicio hay tres datos preocupantes que se deben revertir. 

El primero es la caída de las exportaciones en un 53%, el segundo el descenso de las importaciones de materia primas en un 38% y el tercero la merma de las importaciones de bienes de capital en un 47%.

El empresario señaló que estas variables son un indicador sobre cómo está el comportamiento del aparato productivo del país y también muestran cuál será la tendencia hasta fin de año y principios de 2021.