Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, durante su participación el programa ¡Qué Semana!, de EL DEBER Radio, indicó que el crecimiento económico de Bolivia para 2020 será de entre un 2,5% y 2,6%.

La autoridad considera que el porcentaje estará por encima de toda América Latina y seguirá siendo uno de los mejores, a pesar de ser bajo con respecto a los registrados en los últimos años.

Parada explicó que la gestión actual va a generar inversión y la va a mantener. Además, anticipó que se promulgará un decreto de forma inmediata, relacionado con la liberación de las exportaciones, porque, con la creación de un tope para la salida de productos, impuesto por el gobierno de Evo Morales, se perdieron más de $us 4.000 millones, entre 2008 y 2018.

Con respecto al comportamiento de la economía este año, la autoridad señaló que, a pesar de los conflictos vividos en los últimos meses, la inflación no será alta, ya que en Bolivia existe bastante producción de alimentos.

“Subieron los precios, pero no de forma dramática. El tema económico está casi controlado y queremos incentivarlo. Como Gobierno de transición garantizaremos el tipo de cambio y el pago de bonos”, sostuvo Parada.

Cálculo acertado

A decir de Jorge Akamine, presidente del Colegio Nacional de Economistas de Bolivia, la estimación realizada por Parada es correcta. Para el experto, ese crecimiento será similar al que se registrará este año.

Akamine estima que la inestabilidad política en el país todavía se mantendrá en 2020, lo que podría causar que agentes económicos posterguen sus inversiones y el consumo no crezca como en años pasados. Esa situación, según el economista, ocasionaría que el año económico sea moderado.

Un tema que se debe priorizar, de acuerdo con Akamine, es el de garantizar la renta petrolera. El experto además indicó que en el país existen condiciones para el desarrollo económico, pero se necesitan acciones para dar certidumbre a las personas.

Por su parte, el economista Róger Banegas, indicó que el pronóstico del ministro de Economía está basado en objetivos de sostenibilidad en el crecimiento de la economía, toda vez que, históricamente el sector fiscal ha estado trabajado con un déficit del 8%. “Si se equilibra esa deuda a por lo menos un 3%, se podría crecer un 2,5%. La variable de ajuste es la inversión pública”, expresó.

El especialista sugiere que las grandes decisiones políticas se centren en las empresas públicas, cerrando las que sean deficitarias y buscando capitales privados para las que tengan superávits, puesto que las arcas del Estado no podrán hacer frente a los recursos que estas necesitan.

Para impulsar Bolivia, Cainco señala que se requiere inyectar recursos externos a la economía para disminuir el embate de un contexto regional de recesión, proveer liquidez al sistema financiero y mejorar la colocación de créditos. Además, la entidad sostiene que se necesita impulsar los sectores con potencial exportable para generar divisas.

Para ello, se deben establecer medidas administrativas que fomenten la iniciativa y emprendimiento privados.

Pronósticos internacionales

Diversas instituciones financieras globales han publicados sus pronósticos de crecimiento para Bolivia, los cuales oscilan entre 2,8% y 3,8%. Tanto Fitch Ratings como Laeco estiman que el PIB de Bolivia crecerá un 2,8% el 2020. Por su parte, el FMI estima un crecimiento de 3,8%. La entidad además asegura que ese porcentaje será mayor al promedio de 1,8% previsto para la región.