Escucha esta nota aquí

El Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) informó que realiza trabajos paliativos para contener los efectos de las lluvias en los municipios de San Pedro y San Julián. Además, la entidad alertó que el peligro de nuevas inundaciones se mantiene latente.

José Antonio Rivera, coordinador de la Dirección de Cuencas del Searpi, señaló que actualmente mantienen maquinaria en las zonas afectadas por las lluvias. Estos equipos son usados para reforzar el trabajo de las autoridades municipales que consiste en la construcción de defensivos temporales, ante los nuevos pronósticos de lluvias.

Estamos entrando nuevamente a una semana de lluvias y todo indica que los niveles de los ríos volverán a crecer. Nosotros hemos realizados el asesoramiento técnico a todos los municipios donde se han originado puntos críticos”, señaló.

Este trabajo consiste en gestionar el uso de maquinaria, personal y hasta determinar qué materiales se deben usar para hacer los diques para contener el desborde de los ríos.

“Estamos saliendo a distintas zonas. El viernes fuimos a la zona de Saipina, donde los mismos comunarios están haciendo diferentes actividades (para contener las inundaciones) y nosotros le damos el asesoramiento técnico”, dijo.

El técnico sostuvo que todas las actividades son paliativas y transitorias, hasta que pase la época de lluvias.

“Obras definitivas a mediano o largo plazo se realizarán recién cuando bajen las aguas y se calme la época de lluvias”, sostuvo.

Agregó que entre las actividades está el uso de maquinaria en las zonas afectadas, el asesoramiento técnico y la coordinación con entidades como el servicio departamental de caminos y los mismos municipios para que se ejecuten las obras paliativas.

Rivera sostuvo que las últimas lluvias provocaron crecidas extraordinarias en varios ríos y alertó que nuevo temporal podría causar daños similares.

Toda la zona productiva es una zona baja y propensa a inundaciones, no solo por las crecidas de ríos, sino por el desnivel que tienen. Es imposible prever si los defensivos puedan resistir”, dijo

Hectáreas perdidas

Fidel Flores, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas de Santa Cruz (Anapo), explicó que 60.000 hectáreas fueron afectadas por las lluvias.

De esta cantidad cerca de 30.000 se perdieron por las inundaciones registradas tanto en la zona del Norte Integrado y Este de Santa Cruz

Incluso, unas 10.000 hectáreas que debían ser cosechadas desaparecieron por las inundaciones.

Vamos a continuar las evaluaciones para tener datos más precisos, porque el rebalse que hubo en la zona Sur, en el municipio de Pailón, sigue dañando varios cultivos por eso volveremos a realizar una evaluación”, dijo.

Explicó que los productores están reforzando sus defensivos, pero admitió que este trabajo es muy difícil de hacer debido al elevado nivel de las aguas.

Defensa civil

Mientras que el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, indicó este lunes que hasta la fecha se logró evacuar a 107 personas, entre adultos y menores de edad, afectados por los desastres naturales ocasionados por las intensas lluvias en el territorio nacional, según reporte de la agencia ABI.

Hasta el día de ayer (domingo), se han evacuado a 107 personas, de las cuales 24 son menores y una bebé. Todos están en buenas condiciones. Seguimos en afronte para seguir apoyando a quienes lo requieran”, aseveró la autoridad en entrevista con Bolivia TV.

La autoridad dijo que ahora se desarrollan trabajos de recuperación en los municipios que fueron afectados y, además, se fortalecen las labores de prevención, porque según los pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) en los próximos días se tendrán mayores precipitaciones.

Comentarios