Escucha esta nota aquí

Texto:  Alicia Bress P.

Pasado el mediodía de ayer, un grupo de fiscales llegó hasta las oficinas del Servicio General de Identificación Personal y Licencias de Conducir (Segip), ubicadas en el centro comercial Ciudad Indana, para desprecintar el recinto que estuvo cerrado desde el domingo para fines investigativos por el caso de delitos electorales.

De igual forma, las oficinas del Segip que se encuentran situadas en las instalaciones de Cine Center y en el Ventura Mall también fueron desprecintadas, por lo que la atención al público se normalizará a partir de hoy en las tres dependencias, según indicaron los funcionarios del Segip.

“Se ha procedido a desprecintar las oficinas, luego de verificar que los elementos que se buscaban están en otro lugar, por lo que vemos que no es necesario que continúe precintado el lugar. No nos olvidemos que muchas personas tienen que hacer los trámites para obtener su cédula de identidad y su licencia de conducir, por ello, no podemos perjudicarlos. Estamos tratando de que se normalice la atención”, dijo el fiscal Carlos Gutiérrez.

Mientras esto ocurría, varias personas llegaban al lugar para preguntar cuándo se normalizaría la atención. Los funcionarios respondieron que estaban haciendo lo posible para que sea desde el mismo jueves por la tarde o desde las 8:00 de hoy.

Migración y otras entidades

En las oficinas de Migración la atención al público fue normal ayer; no obstante, el personal trabajó el miércoles a puertas cerradas y solo dio curso a casos muy especiales.

Los directivos de Migración no emitieron declaraciones a la prensa, pero algunos funcionarios de dicha repartición indicaron que todo el personal ya estaba trabajando normalmente; pese a ello, la gente protestó por la falta de agilidad en los trámites, afirmando que faltaba más gente en las ventanillas.

La Aduana y los Almacenes Aduaneros, que estuvieron más tiempo resguardados y sin atención al público, normalizaron ayer la atención. Ocurrió lo mismo en las oficinas centrales y sucursales del Banco Unión. 

Los funcionarios públicos, como los maestros, pudieron cobrar su sueldo.