Escucha esta nota aquí

El transporte internacional boliviano empieza a recuperar su normalidad, luego de las restricciones por la pandemia y los bloqueos del pasado mes. Sin embargo, el poco abastecimiento de diésel impide el movimiento de carga, además de las imposiciones normativas por el lado peruano.

“Creemos que estamos empezando a recuperarnos de a poco. En cuanto a exportaciones, volvimos a la normalidad con la carga de oleaginosas y sus derivados, también azúcar, fideos. Los minerales aún no arrancan, seguimos contraídos. Las importaciones aún no se recuperan, teniendo actualmente un desequilibrio en el comercio exterior”, evaluó el presidente de la Cámara Boliviana de Transporte, Alfredo Borja, en contacto con EL DEBER.

Falta de diésel

Sin embargo, en esta coyuntura, el sector sopesa el problema del desabastecimiento de diésel a nivel nacional, empeorando en el departamento de Potosí y el sur del país. “Tenemos filas de hasta por ocho días”, indicó el dirigente.

En este sentido, Javier Velarde, vicepresidente Nacional de Operaciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), aseguró que existe el combustible necesario para atender la demanda en todos los departamentos.

Tuvimos algunos problemas de suministro en las pasadas semanas, pero todo ha retornado a la normalidad”, señaló.

En ese contexto, el vicepresidente de Administración de Contratos y Fiscalización de la entidad petrolera estatal, Adolfo Vásquez, rechazó un posible gasolinazo en el país. “Desmentimos categóricamente todo rumor malintencionado sobre un posible gasolinazo o incremento a nuestros carburantes”, dijo.

Imposiciones

Por otro lado, la Cámara de Transportes indicó que todavía existen molestias por imposiciones “de la noche a la mañana” por el Perú, respecto a los certificados fitosanitarios que esperaban que vuelvan a la normalidad.

El pasado 8 de septiembre, a través de un comunicado de la Secretaría Técnica del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), del país vecino, se señalaba la decisión de suspender la emisión de permisos sanitarios y fitosanitarios para la importación y tránsito internacional de productos de origen vegetal y animal desde Bolivia.

Ante el reclamo de las autoridades nacionales, el viernes, Perú levantó las restricciones impuestas a las exportaciones de productos agropecuarios de Bolivia.

“Finalmente, seguimos preocupados por la resolución de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en favor del Perú, por el precio de diésel para los camiones peruanos que ingresan a Bolivia. Estamos esperando cómo responde el actual gobierno a esta presión”, expuso Borja.