Escucha esta nota aquí

No basta con que varios medios de comunicación, incluyendo EL DEBER corroboren que la sequía en el Chaco cruceño es el principal factor de la escasez de maíz. Al contrario, tras conocerse estos reportes, el Gobierno, a través de sus medios, ha reforzado el relato de que existe el grano y en abundancia. Es más, el domingo la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) informó que inspeccionó diferentes granjas avícolas de pequeños productores y comprobó que este grano ‘llega con normalidad’

 “Estamos recorriendo las diferentes granjas que se dedican al engorde de pollo parrillero. (…) visitamos El Torno, empezaremos por Vallegrande, Mairana e iremos por todos los municipios donde están concentradas las diferentes granjas”, manifestó Franklin Flores, el gerente general de Emapa, según un reporte de Bolivia TV, citado por la agencia ABI.

El domingo, EL DEBER constató que los efectos de la sequía son reales en la producción de maíz en la Chaco cruceño, que concentra más del 50% de la producción de este grano. En el reporte titulado: La sequía no solo destruye al maíz, también mata reses en el Chaco, se detalla las penurias de los productores de este grano, en su mayoría pequeños que han llegado a perder entre el 75 y 90% de su grano.

EL DEBER no fue el único en reportar esta situación. La red Unitel también visitó otras zonas como Mairana, donde constató que, de 500 granjas de pollos en Mairana, cerraron 425; mientras que, en Samaipata, de 79 chancherías, solo quedan 29 funcionando.

Pese a los problemas constatados en el Chaco y el Valle, el Gobierno se rehúsa a reconocer este problema y dice que el abastecimiento es normal.

Flores, en declaraciones a los medios estatales, dijo que Emapa continuará entregando maíz en una cantidad de 58 toneladas por mes a los pecuarios.

Además, según Flores, Emapa apoyará a los productores con asesoramiento técnico y logístico, si así lo requieren.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, Emapa proyecta en esta gestión acopiar más de 100.000 toneladas de maíz para abastecer al sector pecuario, de las cuales hasta la fecha acopió unas 25.000 toneladas.

No obstante, la demanda por mes del sector productivo es de 80.000 toneladas, por lo que la oferta estatal no llega a cubrir lo requerido por los pecuarios, en especial los avicultores y porcinocultores, productores de pollo y cerdo.

El Gobierno sostiene que para solucionar este problema Emapa está sembrando 14.000 hectáreas para producir 46.000 toneladas de maíz amarillo duro por la región de San Ignacio de Velasco y también por Ascensión de Guarayos.

Sin embargo, el sector pecuario sostiene que, para solucionar este problema, se requieren de al menos 500.000 toneladas del grano. Pero más allá de las cifras que dan tanto del Gobierno como los productores, la realidad se palpa en el campo: hay escasez de maíz.


Comentarios