Escucha esta nota aquí

Empresarios de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), los carpinteros del país y los representantes de las organizaciones forestales indígenas de Bolivia, se reunieron en Santa Cruz para acordar un encuentro conjunto para plantear al nuevo Gobierno una serie de medidas destinadas a reactivar el sector forestal.

El encuentro se realizará en Santa Cruz, el 24 de noviembre, con el objetivo de elaborar una agenda en común y así poner a consideración de las autoridades actuales un proyecto para dinamizar y potenciar a todos los eslabones del sector, informó Diego Justiniano, presidente de la CFB.

Justiniano estuvo reunido en Santa Cruz con Lucio Ticona Luna, ejecutivo nacional de la Confederación Nacional de Carpinteros, Ebanistas y Artesanos de Madera de Bolivia, que concentra a más de 20.000 afiliados en los nueve departamentos, y Neil Aponte, coordinador de la Asociación Forestal Indígena Nacional (AFIN), que representa a más de 40 organizaciones forestales comunitarias de los pueblos indígenas de tierras bajas.

El empresario forestal precisó que el 24 de noviembre tendrán una asamblea con representantes de las filiales de carpinteros del país, líderes de los pueblos indígenas de cada departamento y con las asociaciones afiliadas a la Cámara, para de allí convocar a un diálogo con los ministros del área e incluso al mismo presidente Luis Arce.

El presidente de la CFB detalló que, entre los planteamientos al nuevo Gobierno, se enfatizará en la protección a la industria local, para incentivar la generación de empleo y circulación de recursos, desincentivando las importaciones y canalizando créditos a los micro y pequeños emprendedores para recuperar el mercado interno con capital operativo y apuntando hacia la reconversión tecnológica.

Agregó que se propondrá la creación de un sistema tributario especial, el Régimen Unificado Forestal (RUF), para que diversos actores del sector se formalicen y así puedan participar de licitaciones o ser sujetos de crédito, ya que un 80% del sector se encuentra en la informalidad.

A su vez, Ticona, señaló que su sector se ha visto muy afectado por la crisis económica causada por la pandemia del Covid-19, por lo que los carpinteros necesitan recursos para adquirir materia prima.

“La pandemia nos ha sacudido de forma tremenda. Muchos han cerrado sus unidades productivas y otros nos gastamos nuestras reservas para comer. La propuesta de trabajo conjunto de la Cámara Forestal nos parece muy positiva porque necesitamos la reactivación económica del sector”, hizo notar Ticona.