Escucha esta nota aquí

Con el objetivo de reactivar la economía nacional, el Gobierno indicó que devolverá el 13% del Impuesto del Valor Agregado (IVA), una noticia que fue bien recibida por los empresarios que consideran que alienta la formalización de las empresas, en un contexto donde la informalidad es el peor enemigo de los que tributan.

Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), remarcó que la decisión del Ejecutivo impulsa la formalización de las actividades económicas, puesto que el consumidor tendrá mayor incentivo para adquirir bienes con factura de establecimientos formalmente constituidos.

El empresario precisó que el incremento de la demanda por devolución del IVA permitirá impulsar la oferta de bienes y servicios de las empresas en el país y, si bien indicó que considera positiva la medida, hizo notar que la misma debiera contener en su reglamentación la preferencia en la devolución del IVA para la compra de bienes y servicios ‘Hechos en Bolivia’.

Cabe recordar que Eduardo Del Castillo, ministro de Gobierno, informó que la creación del sistema de reintegro en efectivo del IVA, que se encuentra en las facturas de compra en el mercado boliviano, está dirigido a las personas que en sus transacciones usen medios tecnológicos.

Al respecto, Blazicevic subrayó que el reintegro es solo para quienes adquieren bienes y servicios mediante tarjeta de débito y/o crédito (formato electrónico) algo que permitirá generar mayor capacidad de compra a los beneficiarios.

“El contrabando y el comercio informal son actividades que de manera no formal restan mercado a las iniciativas formales y la medida coadyuvará, de alguna forma, a combatirla”, destacó el industrial.

Mayor consumo

Sobre el tema, Jorge Zogbi, experto tributario, explicó que el IVA es un impuesto al consumo que, al estar gravado sobre el valor agregado, no tiene efectos en los costos del productor.

Para el analista, la propuesta de reducir el IVA tiene por objeto reactivar la economía colocando más recursos en manos de los consumidores. Una política keynesiana a través de la cual el déficit de demanda, efecto de la crisis económica internacional y la pandemia del coronavirus, podría ser corregida mediante política pública y no con el mercado.

En este caso, Zogbi precisó que el Gobierno persigue aumentar el ingreso disponible de los consumidores para que estos lo gasten y así reactiven la economía mediante el estímulo del consumo.

A su vez, Pablo Ordóñez, especialista en Derecho Tributario, indicó que en términos de política fiscal, el objetivo que se persigue con esta iniciativa es volcar más recursos a la población para coadyuvar con la reactivación del consumo. Una iniciativa similar al Bono contra el Hambre que va en el mismo sentido.

Ordóñez considera que el uso de las tarjetas permitirá acelerar la devolución del IVA, y de manera indirecta profundiza la bancarización de las operaciones.

Tags

Comentarios