Escucha esta nota aquí

El sector empresarial trata de estrechar su relación con el Gobierno central. La Cámara Nacional de Comercio informó que se reunió con el vicepresidente, David Choquehuanca. Este encuentro sirvió para que los empresarios presenten una propuesta para la reactivación económica.

El encuentro entre los miembros del CNC es el primer acercamiento oficial del sector empresarial con el Gobierno. Días atrás desde la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc) informó que, a varios meses de gestión el presidente Luis Arce Catacora, no se concretó ninguna reunión con el sector para poder establecer una política conjunta para la reactivación de la economía.

El proyecto 'Hacia un Nuevo Sistema de Regulatorio en Bolivia – Creación del Régimen de Supervisión de la Competencia Económica', que presentó la CNC, expone las bases de una nueva política regulatoria, en el campo de la defensa de la competencia, el gobierno de las empresas y el registro de comercio, que facilite la actividad económica, además que promueva las inversiones necesarias para salir de la recesión.

Con esto se pretende preservar el capital productivo y social, encaminando un proceso de crecimiento, generación de empleo y mejora del nivel de vida de la población.

Rolando Kempff, presidente de la CNC, planteó a la autoridad la creación de una mesa técnica de análisis del documento presentado y otras propuestas que se puedan generar y coadyuven a la reactivación económica del país.

A su turno, el vicepresidente David Choquehuanca, sostuvo que el Gobierno busca “estrechar” su relación con el sector empresarial de “manera muy responsable para cumplir los objetivos que nos vamos trazando, más aún para una posible alianza público privada como una base del modelo de desarrollo económico y social del país”.

Los empresarios señalaron que el diálogo público – privado permitirá generar políticas públicas que fomenten la inversión privada nacional y extranjera en nuestro país y buscan que estas coadyuven en la pronta reactivación de la economía.

Desde hace más de un año, Bolivia vive una crisis 'sui géneris', a raíz de la paralización de las actividades económicas a causa de la pandemia. El año pasado el Gobierno de transición estableció restricciones para evitar la propagación del virus.

Si bien estas medidas ayudaron a ralentizar el impacto de la enfermedad, esto agravó la salud financiera de todas las empresas: muchas cerraron y despidieron a sus empleados.

Y si bien el nuevo Gobierno asegura que el país ha comenzado a levantarse, muchos sectores piden un plan más agresivo para salir de estas crisis; la más grave de este siglo.

Comentarios