Escucha esta nota aquí

En una evaluación a 60 días del inicio de la emergencia sanitaria y cuarentena total en el país, las empresas de telecomunicaciones cuestionan las “medidas apresuradas” del Gobierno en torno a la no interrupción de sus servicios a los clientes que no paguen el consumo. El sector reportó una mora de hasta el 40% de sus clientes y pidieron un plan sostenible al Gobierno, tanto para los usuarios como para las inversiones empresariales.

“Lamentablemente se tomaron medidas apresuradas con peligrosas consecuencias para la continuidad de los servicios. Desde el inicio, hemos cumplido con el Decreto Supremo 4206 que nos obligó a no interrumpir el servicio a los usuarios por mora en los meses de enero, febrero y marzo. Esta determinación puso al sector en alerta ya que no tenemos ingresos por los servicios de muchos meses. La mora es superior al 85% y para asegurar el alto tráfico de las redes, como el incremento de tráfico superiores al 40%, se han multiplicado significativamente los costos”, manifestó el gerente general de la Cámara de Telecomunicaciones de Bolivia (Catelbo), Eduardo Trigo.

Explicó que por la compra de internet internacional y pagos a proveedores de contenido, estos costos pueden dejarlos en una situación de iliquidez, lo que supondría una cuenta regresiva hacia, justamente, lo que la normativa pretendía evitar, la suspensión del servicio.

Inversiones

Sin embargo, Catelbo, que representa a las empresas como Nuevatel (Viva), AXS Bolivia y Telecel (Tigo), expresó que pese a esas enormes dificultades, desde el inicio de las medidas sanitarias el sector ha acelerado inversiones e incrementado costos de operación para aguantar el aumento de tráfico.

“Lo hicimos bien. Se ha incrementado nuestra capacidad de red y equipos técnicos. Estamos trabajando los siete días de la semana para hacer frente a un aumento de tráfico sin precedentes y poder conectar a las familias y empresas bolivianas. Entendemos nuestro rol crítico en estas circunstancias. Gracias a esto, la conectividad ha sido continua e ininterrumpida”, aseguró Trigo.

Plan sostenible

Cotelbo ratificó su compromiso “invariable” de las empresas de telecomunicaciones con el país, en esta situación de pandemia. Sin embargo, consideró que el Estado debe acelerar las medidas necesarias, con el fin de garantizar la sostenibilidad del servicio para la población boliviana y el potencial efecto negativo que pueda tener en la situación que el país vive actualmente.

“El tiempo se termina y necesitamos que el Gobierno entienda la crítica situación del sector y, tal como dicta la ley, garantice a los bolivianos la continuidad del servicio. Nuestro sector se encuentra en emergencia ya que requiere que el Gobierno emita un plan de manera urgente que sea sostenible y tenga como base una comunicación mínima garantizada para la población que no puede hacer frente al pago del mismo. Al mismo tiempo, preserve los recursos e inversiones necesarias para que el servicio no corra riesgo de ser suspendido”, pidió el ejecutivo.

Se conoce que las empresas de telecomunicaciones han sufrido una fuerte reducción de sus ingresos en cerca del 30%, que se agrava por un incremento en los costos de compra de Internet en la frontera y cables submarinos como consecuencia del incremento en la demanda.