Escucha esta nota aquí

Un estudio realizado por la Fundación Jubileo señala que, en el mes de abril, los precios de los alimentos y bebidas consumidos en el hogar se incrementaron en 0,65%, en comparación con el registro de marzo.

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), la subida de precios de los alimentos se produce por segunda vez consecutiva del año. El incremento de marzo fue del 0,41%.

Sin embargo, la variación de precios del promedio general de bienes y servicios, durante abril, fue del 0,42%.

Durante las medidas adoptadas por el Gobierno, según Jubileo, declarando emergencia sanitaria y cuarentena total por el Covid-19, los establecimientos de venta de alimentos estuvieron  en funcionamiento.

No obstante, según la organización, los alimentos subieron más de precio en comparación con el promedio del conjunto de bienes y servicios.

Jubileo observa que el incremento se concentró en dos grupos; el primero corresponde a productos como legumbres, hortalizas, tubérculos, lácteos, carnes, frutas y otros.

En el segundo grupo están “aquellos que corresponden al servicio de suministro de comidas en restaurantes, pensiones, cafés y establecimientos similares”.

“Durante el primer cuatrimestre de la gestión 2020, el precio de los alimentos y bebidas consumidos en el hogar se incrementó en 0,22%, en tanto que el precio de los alimentos y bebidas consumidos fuera del hogar se incrementó en 0,11%, no obstante, a que en abril no hubo movimiento de actividades en la compra de alimentos en restaurantes”, señala Jubileo.

Por último, la organización recalcó que “considerando que los hogares pobres gastan más en alimentos, el incremento de precios de éstos genera inseguridad alimentaria y golpea más fuerte a estas familias; por tanto, es necesario cuidar y mantener su poder adquisitivo y evitar que los precios de los alimentos suban”.

Precio internacional de los alimentos

Según la FAO, los precios de los alimentos a escala global cayeron hasta un -3,4%, en abril. Esto supone la tercera caída mensual consecutiva durante la gestión y se atribuye, en gran medida, a varios efectos negativos del Covid-19 en los mercados internacionales de alimentos.

Hasta el primer cuatrimestre del año, los precios internacionales de los alimentos se habían reducido hasta en -9%.