Escucha esta nota aquí

En noviembre próximo, se llevará adelante la Cuarta Ronda de Evaluaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el cual establecerá una calificación sobre las acciones del Estado boliviano para combatir temas como: el lavado de activos, el financiamiento del terrorismo y el financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva y otras amenazas.

En ese sentido, Sandro García Rojas Castillo, uno de los mayores expertos mundiales en materia de regulación contra el lavado de dinero, recomendó a las autoridades bolivianas acelerar el proceso entre el sector público y las entidades financieras privadas para encarar este proceso, toda vez que esta calificación tiene una ‘importancia mayúscula’ en la historia de los próximos años, para garantizar la credibilidad de todo el sistema.

“La evaluación del GAFI va a durar varios años y afecta a todos, no es solo la observación a la supervisión del sistema, a la superintendencia, a la comisión nacional bancaria, a la entidad de inteligencia financiera, a la procuraduría ni a la fiscalía general, sino que conlleva una calificación del país en su conjunto. Esa calificación tiene una permanencia en el tiempo y que se dará en un contexto regional y global”, alertó García Rojas Castillo, en una conferencia magistral, organizada por Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), en la que participaron autoridades del Estado.

Al respecto el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, indicó que el Gobierno se adscribió a las recomendaciones de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) para generar mecanismos de control para la prevención de estos flagelos y consideró que “el sector financiero es uno de los más importantes en la lucha contra el flagelo de la legitimación de ganancias ilícitas que produce enormes distorsiones en la actividad financiera y económica de cualquier país”. Asimismo, resaltó que este ilícito provoca el cierre de empresas legales y tiene un impacto directo en el empleo de los bolivianos.

 El empresario industrial, el comerciante honrado, no pueden competir en igualdad de condiciones contra empresas que tienen una fachada y a las que nos les interesa generar utilidades sino únicamente legitimar activos ilícitos”, aseguró.

García Rojas Castillo, destacó la fortaleza de la economía boliviana y el incremento de sus inversiones extranjeras, y señaló la importancia fundamental de la calificación que determinará el GAFI sobre las acciones del país contra el lavado de dinero y otros fenómenos globales delictivos que dañan a las economías de los países.

“La evaluación del GAFI no solo interesa al sector público, sino a todos los actores del sistema financiero que – de una u otra manera – están relacionados con el movimiento de recursos financieros”, finalizó el experto.

Comentarios