Escucha esta nota aquí

Las reservas de petróleo en Estados Unidos subieron mucho más de lo previsto por el mercado, según un informe difundido hoy miércoles por la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA) que confirma la sobreoferta del crudo. Las reservas aumentaron por decimosegunda semana consecutiva, a 503,6 millones de barriles, un incremento de 19,2 millones de barriles sobre la semana anterior. Los analistas esperaban un aumento importante, pero mucho menor, de 12,7 millones de barriles.

La noticia surge, minutos después de que el precio del barril WTI, petróleo de referencia estadounidense, cayera a su nivel más bajo desde 2002 en un mercado que duda de que el nuevo recorte en la producción acordado por la OPEP logre paliar el hundimiento de la demanda.

Hacia las 14h00 GMT, el barril estadounidense de WTI para entrega en mayo perdía un 2,78% con respecto al martes al cierre y se situaba en 19,55 dólares tras haber llegado a los 19,20 dólares.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en junio valía 28,15 dólares en Londres, en baja de 4,89%.

Los principales actores del mercado no parecían muy convencidos del acuerdo logrado el domingo por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus asociados, reunidos en la OPEP+, que decidieron reducir la producción diaria en 9,7 millones de barriles en mayo y junio con el fin de reequilibrar el mercado y apuntalar los precios del crudo en plena pandemia del coronavirus.

Este acuerdo “no basta a corto plazo para reequilibrar el mercado”, dijo Neil Wilson, de Markets.com.

“Esta reducción representaba el mínimo necesario para estabilizar los precios, pero nada más”, corrobora Jasper Lawler, analista de LCG.

Este miércoles la AIE pronosticó una caída histórica de la demanda de petróleo en 2020, que llegará a rondar el 30% durante el máximo previsto en abril, y que se prolongará hasta finales de año debido a la parálisis económica mundial generada por la pandemia de COVID-19.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero publicado este miércoles, la AIE estima que después de un descenso de 10,8 millones de barriles diarios en marzo respecto al mismo mes de 2019, que ya constituyó un “récord”, la caída será todavía mayor, de 29 millones en abril, lo que significará volver nivel de consumo (70,4 millones de barriles diarios) de 1995.


Comentarios