Escucha esta nota aquí

La aprobación de la ley que modifica el contrato de servicios petroleros para la exploración y explotación en Charagua no fue bien recibida por algunos sectores del MAS, que interpretan que va en contra de un pilar fundamental del proceso de cambio, la nacionalización.

En el artículo segundo, se aprueba la modificación a este contrato, así que la empresa YPF Exploración & Producción de Hidrocarburos de Bolivia S.A., cede el 40% del total de su participación, derechos y obligaciones del indicado contrato a favor de YPFB Chaco S.A., manteniento el 60% de su participación en el contrato.

El expresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda (MAS), señaló que la nacionalización es fundamental, “y admitir que empresas transnacionales obtengan ventajas ilegítimas es ir en contra de la CPE y de los principios del proceso de cambio. Si es que se advierte que esto está ocurriendo, el gobierno de Arce, se va en contra de nuestro pilar fundamental”.

El analista Francesco Zaratti explicó que esta ley sancionada el lunes refrenda la cesión del 40% a YPFB-Chaco del CSP asignado a YPF E&P de Argentina. La traba de la ley de Hidrocarburos 3058 a ese contrato es la burocracia que obliga a pasar dos veces por la Asamblea para la aprobación, amén de las revisiones por el ministerio, Udape y Conapes. Es una traba a la exploración que se junta con la barrera que pone la obligación de constituir la SAM al finalizar el proceso exploratorio”.

Analistas explican que los argentinos buscaban dejar el contrato, y por eso es que derivan a Bolivia el 40% de responsabilidad del pozo de Charagua, que tiene que ver con los gastos para continuar con la exploración.

El senador Rodrigo Paz (CC) señaló que “hay que modernizar la nacionalización. El mundo evoluciona y evidentemente esta norma que fue útil para un momento, no lo es para ser más ágiles en la captación de inversiones, de nuevas empresas y mercados”.

Luego preguntó a la bancada del MAS: “Qué pasa si esta norma hubiera sido enviada por un gobierno ‘neoliberal’, ¿la aprobarían?”. Recordó que compartió el plenario de Diputados con Evo Morales, o con Gustavo Torrico, “si esta norma donde casi el 71% de la inversión será boliviana, casi el 82% de Goni, les aseguro que ellos no hubieran aprobado esto. Esta transnacional, porque por mucho que sea una empresa argentina amiga nuestra, es transnacional, hace un negocio que no es bueno para Bolivia”.

Gustavo Torrico admitió su preocupación y revisó la ley. “YPFB puede constituir sociedades anónimas mixtas, y el directorio aprobó un traspaso de acciones. No hay un daño a la Ley de Hidrocarburos ni a nuestra nacionalización. Eso no lo permitiríamos”.

Paz reiteró su seguridad de que el MAS no hubiera aprobado dicha norma. “Habrían dicho ¿cómo puede ser que además de poner nuestro gas para ayudar a Argentina?, estoy seguro que no hubieran dejado pasar. La percepción de las cosas dependen del lado de la tortilla”, y esto demuestra que la nacionalización fracasó. “La propuesta de revisar la ley va en serio, porque nos quedamos solos, ya no somos la niña bonita del barrio”, aseguró.

Comentarios