Escucha esta nota aquí

Temor. Eso es lo que sienten las más de 1.600 familias que conforman la comunidad de San Antonio del Junte que en menos de una semana se vio envuelta por un conflicto por tierras, protagonizado por un grupo de personas que invadió un predio incautado. 

Esta disputa ocasionó la muerte de Franklin Delgadillo, un joven de 22 años, que formaba parte de los campesinos que tomó irregularmente el terreno.

Tras este deceso el grupo que tomó el predio -incautado al empresario Jacob Ostreicher- inició un bloqueo que mantiene cortada la vía que une Santa Cruz con el departamento de Beni. Ellos exigen la titulación del predio a su favor y que se dé con los culpables de la muerte de Delgadillo.

Hasta ahora ninguna autoridad del Gobierno Central se acercó para dialogar con el sector. La medida cumple su quinto día y no hay vísperas de solución. Al momento de realizar este reporte existe cientos de camiones varados en esta ruta.

En este contexto, Wlifredo Terrazas, presidente de la Comunidad Santa Antonio del Junte, aclaró que ellos no son los que están realizando el bloqueo. Es más, pidió a los campesinos que mantienen la medida que se trasladen a otro lugar por el perjuicio que trae a los habitantes de este lugar.

Queremos que el bloqueo se vaya a otro lado, porque no están pasando clases nuestros niños y eso es preocupante; nuestra gente está atemorizada. Y a nosotros están queriendo iniciar procesos, nos quieren involucrar en este lío, pero no tenemos nada que ver”, dijo.

El dirigente aclaró que las personas que tomaron el predio son de las comunidades Pastusal 1, Pastusal 2 y San Antonio del Junte 2.

Sostuvo que estas personas fueron las que ingresaron al predio incautado, que se encuentra al lado de su comunidad.

Ellos han solicitado predios en esa tierra incautada y no sabemos nada más. Solamente queremos que el bloqueo se traslade a otro lugar para que la comunidad viva en paz y dejen de causar terror”, dijo.

Terrazas lamentó que hasta el momento ninguna autoridad se preocupara por solucionar este problema, pese a que han pasado cinco días de bloqueo.

“Pedimos a nuestras autoridades que bajen y vean que nuestros niños no están pasando clases y tomen acciones”, dijo.

“Da mucha pena. Es algo triste, nos sentimos solos”, señaló.

El bloqueo se realiza en el municipio de Ascensión de Guarayos. Hasta ahora nadie del Gobierno declaró sobre esta conflictiva situación. 

Comentarios