Escucha esta nota aquí

Más de 100 casas de cambio que hay en Santa Cruz están en crisis económica. La cuarentena también golpeó el negocio de las casas de cambio del país generando pérdidas en el sector que hoy no puede hacer frente a distintas obligaciones si solo se dedican a la compra y venta de divisas, por lo que solicitaron al Gobierno la posibilidad de ampliar sus servicios para tener un ingreso extra y también manejar menos billetes físicos.

Brenda Pacheco, presidenta de la Asociación de Giros y Casas de Cambio (Agicacruz), sostuvo que debido a esta circunstancia han solicitado una reunión con el ministro de Economía para hacerle conocer la necesidad de ampliar sus actividades para ofrecer otros tipos de servicios que les permitan hacer frente a la pandemia.

“Queremos ampliar nuestros servicios y evitar cada vez más el uso de los billetes físicos, ofreciendo cambios online. Las casas de cambio unipersonales solo pueden hacer cambio de moneda nada más. Ofrecen un solo servicio. Hoy en día no es suficiente para subsistir”, indicó Pacheco que hizo notar que en Argentina las casas de cambio tienen otros ingresos como el pago de las jubilaciones o de algunos servicios.

Similar criterio expresó Jorge Luis Saavedra, de Chiche Cambios SRL, que precisó que el sector no pide dinero, sino la posibilidad de tener el permiso para realizar otras actividades que les permitan lograr una mejor rentabilidad.

En la carta del 11 de junio, dirigida al Gobierno, Pacheco hace notar que más de 100 casas de cambio que hay en Santa Cruz están en crisis económica por lo que es urgente poder encontrar una alternativa para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Carlos Rivera, de Aerocambio, lamentó que hace más de 100 días que Viru Viru está cerrado y que dicha casa de cambio está sin atender al público, lo que le provocó grandes pérdidas y espera, igual que Pacheco, brindar otros servicios para ayudar a que el sector no desaparezca.

Billetes de calidad

Ante las medidas de bioseguridad que se están implementando, rociar con alcohol los billetes, para evitar el contagio de coronavirus, desde las casas de cambio explicaron que el papel de los distintos billetes (dólar, euros, pesos argentinos, reales, guaraníes o soles y el boliviano) no registra problemas y que están respondiendo bien a la humedad que se le agrega al rociarlos con alcohol.

Alejandra Dorado, de la casa de cambios El Tajibo, remarcó que el material con el que trabajan no se está dañando debido a que el papel es de buena calidad, por lo que no se arruga o rompe con facilidad.

Reyes Gil, de la casa de cambios La Catedral, sostuvo que el rocío con alcohol a unos diez centímetros no daña el billete, pero recomendó no usar lavandina porque es más nociva y puede afectar la calidad del papel.

Sobre el tema, Róger Banegas, director del Banco Central de Bolivia (BCB), subrayó que los billetes y sus medidas de seguridad no se ven afectados por el alcohol, detergente de ropa y spray desinfectante, a excepción de un uso muy intensivo del cloro.

“El alcohol seca rápidamente y no afecta a las medidas de seguridad del papel moneda, tanto de primer como de segundo nivel”, aseguró Banegas.

Sobre los billetes de la anterior familia, el funcionario indicó que están siendo reemplazados por los de la nueva familia de forma paulatina, pues sólo se retiran de circulación aquellos que ya han cumplido su vida útil.

En cuanto a la transmisión del Covid-19 mediante los billetes, Banegas puntualizó que aún este es un tema nuevo y no hay muchos estudios al respecto, sin embargo, hizo notar que  algunas investigaciones como la del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España señalan que el virus puede durar en los billetes alrededor de tres o cuatro días en el caso del dólar de EEUU, según menciona también el Centro de Información de Covid-19 de New Jersey.