Escucha esta nota aquí

Otro intento fallido. “Por información de dirigentes indígenas de la zona sabemos que la empresa, a cargo de la perforación, estaría  cerrando el pozo Jaguar X-6 (ubicado en la provincia O´Connor del departamento de Tarija) porque no encontró ni gas ni petróleo”, dio cuenta Mauricio Lea Plaza, asambleísta de Tarija por la provincia Cercado, en contacto telefónico con EL DEBER.

Cabe recordar que en mayo de 2018, con ocasión del inicio de actividades de perforación del pozo, las autoridades del sector hidrocarburo de la gestión del entonces presidente Evo Morales, estimaron a Jaguar X-6 un potencial de 2 Trillones de Pies Cúbicos (TCF) de gas recuperables, con inversión de $us109 millones en pozo, planchada y caminos, y calcularon una renta petrolera de cerca de $us2.000 millones.

Según el asambleísta tarijeño, por información proporcionada por los dirigentes indígenas, la empresa llegó a perforar 6.000 metros y al no haber encontrado recursos hidrocarburíferos ha decidido proceder al cierre del pozo. “Había una gran expectativa de obtener buenos resultados en este pozo. Estamos en una situación complicada porque es el segundo emprendimiento grande, después de Boyui, que tampoco tiene buenos resultados”, manifestó.

Este otro antecedente, a juzgar por Lea Plaza, prueba el fracaso en la política de exploración hidrocarburífera en Tarija. Lamentó que en los 14 años del gobierno del expresidente Evo Morales no se hubiera descubierto un campo importante en ese departamento. “Lo único que se está haciendo es explotar los campos que habían y que están en franca decadencia de producción, caso de San Antonio y Sábalo”, expuso.

La autoridad proyecta deficiencias serias en cuanto a volúmenes porque está decayendo la  producción en el departamento. Advirtió en Tarija una disminución de reservas muy vertiginosa que tendrá un efecto en la expectativa de regalías futuras.

Marcelo Romero, presidente de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), en Bolivia TV, lamentó la millonaria inversión del  proyecto que no dejará ningún resultado para el departamento. Reforzó lo mencionado por el asambleísta al denotar que es otra prueba de que el sector hidrocarburífero se manejó de manera ineficiente, lo que llevó al fracaso de la política energética en este departamento.

Cree que se debió diversificar la economía y apostar por la parte productiva, como es el caso de Santa Cruz, para no depender solo de la cadena de los hidrocarburos.

Desde la la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), la presidente Claudia Cronenbold, dijo desconocer el estado del proyecto. Sin embargo, aclaró que la inversión en exploración es de alto riesgo, más aún en áreas ‘no tradicionales’. 

“Por lo que un pozo seco es normal en el sector, en prometido ocho de cada 10 son no exitosos. El riesgo de la inversión es asumida totalmente por las empresas, que en estos casos asumen la pérdida. Por eso necesitamos condiciones que permitan a las empresas asumir ese riesgo e inviertan en exploración en nuestro país. Y en el contexto actual el país necesitará ser más agresivo para atraer capital de riesgo”, puntualizó Cronenbold.

Hasta el momento el Ministerio de Hidrocarburos ni la estatal petrolera YPFB se pronunciaron para confirmar o descartar el éxito o no del proyecto.