Escucha esta nota aquí

La comisión especial en defensa de tierra y territorio de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz, se encontró con nuevos ‘asentamientos fantasma’ en el Valle de Tucabaca, que cuentan con resolución del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y que están abandonados.

La asambleísta por el pueblo chiquitano, Aida Gil, denunció que se han identificados vestigios de comunidades dotadas y abandonadas, que cuentan con resolución del INRA. “Hemos encontrado enseres y herramientas botadas que evidencian un completo abandono y no sabemos para qué las van a utilizar”, afirmó.

Óscar Castro, secretario de la Federación de Interculturales de la Chiquitania, afirmó que no se trata de asentamientos de su sector, sino de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Fsutcb). “A ellos se les ha dado la mayor dotación (de tierras). En la Chiquitania nosotros tenemos unas 50 comunidades y ellos tienen más de 350. Entonces, la diferencia es abismal”, dijo.

Añadió que su dirigencia tiene por principio no ocupar tierras ilegalmente, ya sea fiscales, reserva o privada. “No lo permito porque es ilegal. Es delito”, aseveró Castro.

Comentarios