La corporación estatal cuenta con cuatro parques eólicos en Cochabamba y Santa Cruz, y planifica la instalación de otros dos en territorio cruceño y tarijeño.

4 de junio de 2022, 12:23 PM
4 de junio de 2022, 12:23 PM

En los últimos ocho años, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) quintuplicó la electricidad eólica que inyecta al Sistema Interconectado Nacional (SIN), lo que representa un aporte al cambio de la matriz energética.

Al primer parque eólico que se inauguró en 2014, en Cochabamba (en Qollpana), con 10 aerogeneradores y una potencia instalada de 27 MW, le siguieron otros tres que iniciaron operaciones en 2021 en Santa Cruz (Warnes, San Julián y El Dorado).

“Incrementar en 500% la inyección de energía eólica al SIN en sólo cinco años es un dato alentador, pues nos muestra que en Bolivia contamos con el recurso humano calificado y necesario para encarar proyectos de esta envergadura, que podemos generar desarrollo y empleos con los mismos y seguir contribuyendo al cambio de matriz energética”, destacó Álvaro Herbas, gerente general de ENDE Corani, empresa que participó del proceso constructivo y de montaje de estas plantas.

La subsidiaria se encarga también de la operación y mantenimiento de todos los parques eólicos del país: Qollpana (27 MW), Warnes I (14 MW), San Julián (39,6 MW) y El Dorado (54 MW), y tiene planificado desarrollar varios estudios de medición eólica en el país.

Por su lado, ENDE Corporación ha reactivado los proyectos eólicos Warnes II en Santa Cruz y La Ventolera en Tarija.

 “Actualmente, se tienen instalados 40 aerogeneradores distribuidos en cuatro parques eólicos de Cochabamba y Santa Cruz, que inyectan entre todos 135 MW de energía eólica al SIN; un logro importante, tomando en cuenta que en Bolivia; por ejemplo, todo el departamento de Oruro tiene una demanda aproximada de 100 MW”, sostuvo Herbas.