Escucha esta nota aquí

A los esposos Hurtado Peredo les tocó vivir el drama de tener un hijo gravemente herido y no encontrar insumos médicos para salvarle la vida. Sucedió hace unos 40 años en Santa Cruz. “Gracias a Dios, mis padres pudieron llevar a mi hermano Fernando al exterior para que él pueda tener una oportunidad de vida”, relata Erwin Peredo Hurtado.

Superado el sufrimiento, sus padres se dieron cuenta de que el país debía contar con una empresa especializada en atender oportunamente esa necesidad de salvar vidas y fundaron HP Medical. Ahora, esta empresa es líder en la provisión de equipamiento e insumos médicos.

“Está en nuestro ADN traer productos de alta tecnología para que la población boliviana no tenga que pasar por lo que pasaron mis padres”, dice Erwin, ahora gerente comercial nacional de esa firma.

Una obra consolidada

En la actualidad, HP Medical ofrece más de 10.000 productos. Hurtado explica que su stock está organizado para atender a cuatro tipos de clientes: los de retail, que son los que buscan insumos esenciales, como un tensiómetro, un glucómetro o un suplemento médico; clínicas privadas, que hacen pedidos a través de visitadores médicos; entidades públicas, como las cajas de salud; y distribuidores, que llevan los productos a lugares alejados.

Y así como hay clientes que precisan una silla de ruedas o una prótesis de cadera, otros buscan un servicio, como el de cuidados médicos en domicilio propio. “Quién no tiene un familiar al que queremos darle facilidades para que sea atendido en casa y no en un asilo de ancianos o en una clínica”, ejemplifica Hurtado Peredo. Para ello, la empresa cuenta con camas hospitalarias, sillas de baño, insumos de entubamiento y muchos otros.

También las entidades en salud buscan soluciones a sus problemas de inventario. Materiales como jeringas y guantes de látex son requeridos en grandes cantidades, pero a una clínica no le conviene tener guardadas 100.000 unidades por razones de espacio, personal, riesgo de pérdidas o fechas de vencimiento. Por ello, HP Medical ofrece ese tipo de productos en calidad de comodato. “Hacemos alianzas estratégicas con nuestros clientes para poder cubrir –con insumos que son ‘el pan nuestro de cada día’–, cerca del 80% de sus necesidades”, asegura.

HP Medical se apresta a alcanzar un nuevo hito: la conclusión de su nuevo edificio, prevista para diciembre. Hurtado señala que allí tendrán showrooms, donde un médico podrá visualizar espacios hospitalarios en caso de que quisiera renovar el equipamiento de una sala de emergencia, un consultorio o un quirófano. “Queremos que nuestros clientes tengan una experiencia agradable, incluso cuando no se sienten bien por tener a algún familiar enfermo”, agrega.

Entrevista. La salud, el tema abordado en el lobby del hotel Los Tajibos

Tecnología y conocimiento

Quizá el mayor valor que brinda esta firma sea su recurso humano. Erwin Hurtado destaca que entre las más de 250 personas que trabajan en sus numerosos puntos de venta a nivel nacional, figuran profesionales altamente capacitados. “Nosotros tenemos la fuerza de ingenieros biomédicos más grande del país”, pone como ejemplo.

Entiende que la capacitación, el conocimiento y los avances tecnológicos son clave en la industria, por lo que siempre están enviando a su personal médico a seminarios internacionales. Incluso su nuevo edificio tendrá un espacio disponible para que profesionales del sector puedan realizar eventos científicos.

Sobre esa línea, se está creando la Academia HP Medical, que básicamente redondea el propósito de brindar un servicio integral: “Marcamos la diferencia, podemos dar servicios preventivos y correctivos y también capacitar a través de la academia a los técnicos de los clientes privados para que no dependan mucho de nosotros”, afirma el gerente comercial. “Un equipo parado significa un paciente que no está siendo atendido”.

Teniendo en cuanta que la agilidad es importante para salvar vidas, el ejecutivo lamenta que los procesos aduaneros y los registros sanitarios no sean tan expeditos en Bolivia. Indica que la liberación de un producto puede demorar hasta más de 120 días, a pesar de que la normativa establece plazos más cortos.

Hurtado Peredo finaliza diciendo que la medicina va de la mano de la tecnología”. Él avizora que se potenciará la telemedicina, robótica y automatización en nuestro medio, en aras de lograr mayor eficiencia y prevenir errores humanos.

Mire la entrevista en video aquí

Comentarios