Escucha esta nota aquí

El presidente de la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM), Milko Moreno defendió la designación de dos ex cívicos y un abogado defensor del caso terrorismo como directores de la compañía estatal. Sostuvo que se trata de personajes cruceños conocidos que ayudarán a fiscalizar el proyecto siderúrgico que actualmente está paralizado por un conflicto con la empresa constructora Sinosteel. El alto funcionario dijo que espera el informe final de la Controlaría del Estado, que revisó el contrato entre la estatal y la compañía china.

En la víspera fueron designados como directores de la ESM, los exdirigentes cívicos Luis Alberto Áñez, Luis Núñez y el ex abogado defensor del caso terrorismo, Gary Prado. Todos son representantes del Órgano Ejecutivo.

El mérito que tienen es que es gente representativa de Santa Cruz. Las personas que estaban antes eran ilustres desconocidos”, dijo Moreno.

Sobre la capacidad técnica de los directores, aseguró que estos puestos no requieren de un requisito técnico previo, sino que sean gente de confianza que fiscalizarán el trabajo de la ESM.

Moreno admitió que si bien parte del directorio no tiene conocimiento técnico, aseguró que la ESM cuenta con equipo profesional con años de experiencia en el desarrollo de la acería.

“Se está designando a gente cruceña para que sea la región la que decida sobre este proyecto. Si algo falla será responsabilidad de los cruceños”, señaló el funcionario.

Conflicto con Sinosteel

Otros de los puntos que informó Moreno, fue sobre el conflicto que tiene la ESM con la contratista china Sinosteel, encargada de llevar adelante la construcción de una planta siderúrgica en la serranía del Mutún, uno de los yacimientos de hierro más grandes del mundo.

En concreto, informó que espera el informe final de la Contraloría General de Estado, para realizar alguna acción.

“Esperamos que esta semana salga el informe, que vamos analizar con nuestro directorio”, dijo Moreno.

Cabe recordar que ambas empresas están enfrentadas mediáticamente. La estatal denunció que, pese a recibir un adelanto importante por la obra la compañía solo realizó un avance mínimo en la obra.

En Julio, la ESM informó que Sinosteel recibió $us 104 millones, como anticipo, del anterior Gobierno para encarar el proyecto que solo registra un avance del 3%. Además, la estatal realizó varias observaciones al proyecto, que según la compañía no tenía diseño final.

En ese mes, desde la empresa china rechazaron estas observaciones. Es más, señalaron que solicitaron a la ESM el pago demorado “desde hace seis meses, por pedido de equipos, no para presentar diseño final”.

Esa vez, consultada sobre el tema, Sinosteel indicó que las declaraciones del presidente de la estatal “no están en conformidad con la realidad de los hechos”.