Escucha esta nota aquí

La estatal Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) pactó un contrato comercial de exportación de dos millones de toneladas de mineral de hierro con la uruguaya Efanel Sociedad Anónima. La operación prevé el despacho del volumen pactado en 30 meses y asegura, en dicho periodo, el ingreso de divisas por valor de $us 47 millones a las cuentas del erario nacional.

Según el presidente de la ESM, Milko Moreno, el contrato de venta de mineral establece condiciones muy ventajosas para el país. A diferencia de anteriores contratos, dijo que si bien se establece la modalidad ‘Free on Board’ (Libre a bordo, puerto de carga convenido), fija una condición especial que obliga al cliente a recoger el mineral con sus riesgos y por su propia cuenta de Mutún a Puerto Busch.

Además, tiene que hacer con sus equipos el lavado del mineral. “Así el cliente se involucra en la operación de comercio y aseguramos el mercado”, puntualizó, al detallar que la ESM recibió los $us 400.000 de anticipo del primer embarque de 25.000 toneladas que exige y establece el contrato. 

El depósito se hizo a la cuenta de la ESM, vía Banco Central de Bolivia (BCB). Se destinó para el pago parcial de salarios a los 120 trabajadores de la estatal y gastos administrativos.

La cláusula 622 del contrato (mejores prácticas de las partes) es otra ventaja del contrato, según Moreno. No establece penalidades y acuerda que por circunstancias operativas o de índole empresarial la ESM no tuviera equipo pesado para las operaciones en mina o Puerto Busch, se invoca la cláusula para que el comprador pueda financiar o dotar los medios necesarios al vendedor del mineral para que pueda cumplir con la meta mensual de producción, sea a través de alquiler o leasing, de acuerdo al ordenamiento jurídico vigente y prácticas comerciales.

“Cuando hay problemas, en vez de penalizarse las partes se reúnen e invocan la cláusula y así garantizar la exportación. No solo se obliga al cliente que haga su propio transporte, se le exige también que haga el lavado del mineral. La cláusula mejora la eficacia entre partes para que Mutún no se pare”, puntualizó Moreno.

El anterior contrato de la ESM fue de $us 16,65 por tonelada con la empresa Estelix Ltd. La uruguaya Efanel pagará $us 23,50 por igual volumen de mineral.

Otros actores

Para el presidente del Comité Cívico de Puerto Suárez, Humberto Miglino, la firma del contrato trae una luz de esperanza a los porteños impactados por la triple crisis (sanitaria, económica y política).

Se declara optimista al deducir que el despegue de la logística para movilizar la carga de exportación dinamizará al transporte pesado y otros actores que dependen de este sector. Cree, además, que impulsará la generación de empleos en la zona y la reactivación economía a escala nacional.

El secretario de Energías, Minas e Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz y miembro del directorio en la ESM, Jorge Franco, vaticina un resurgir de la economía en las poblaciones asentadas en el área de influencia de Mutún y de Puerto Suárez.

Deduce que el movimiento que generará la exportación de hierro impulsará la demanda de mano de obra en la población. En lo económico, anotó que la exportación de mineral traerá un alivio al municipio que recibirá ingresos por regalías mineras. Por este concepto, se estima Bs 13 millones, de los cuales un 85% (Bs 11 millones) corresponde a la Gobernación cruceña y un 15% (Bs 2 millones) al municipio de Puerto Suárez.

Para el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, Mutún significa parte de “la nueva minería” para Bolivia y tiene todas las posibilidades de ser exitoso por las características topográficas inherentes, el tipo de explotación del recurso (open sky), su cercanía a la hidrovía Paraguay-Paraná para salir por agua al Atlántico (competitividad logística y de transporte) y sobre todo, porque es el más grande yacimiento del mundo (producción a escala), cuya viabilidad estaría dada por lo que Brasil hace, con igual recurso, del otro lado de la frontera.

Entre 2010 y septiembre de 2020, con datos del INE, Bolivia exportó 270.720 toneladas de hierro y sus concentrados por más de $us 18 millones. “Una cifra modesta en relación a lo que podrá generar la actividad siderúrgica, transformando el hierro en productos manufacturados”, manifestó Rodríguez.