Escucha esta nota aquí

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) confirmó que en los primeros cuatro meses de 2016, el país recibió $us 837 millones menos como efecto de la caída de las exportaciones.

La venta de productos tradicionales a abril de este año bordeó los $us 1.679 millones con un desplome de un 33% respecto al mismo periodo en 2015.

La venta de hidrocarburos experimentó un decrecimiento tanto en valor como en volumen en 49% y 8% respectivamente. Cabe recordar que los derivados del petróleo representan el 37% del valor total de las ventas externas del país.

Un panorama preocupante también se observa en los minerales, debido a que las exportaciones disminuyeron en 9% pese al aumento del volumen en 5%.

En cuanto a las exportaciones no tradicionales durante los primeros cuatro meses alcanzaron los $us 456 millones de dólares, registrando una disminución del 13%, es decir, $us 69 millones menos respecto a 2015.

La venta de quinua disminuyó en un 31% no obstante un aumento en el volumen en 28%. La salida de cueros y derivados decreció un 30%, maderas un 27% y textiles un 80%.

La manufactura de tela disminuyó en 53% en materia de volumen, convirtiéndose este sector en el más recesivo.

La situación también se extiende a la exportación de palmito que cayó un 37%, frijoles un 24% y azúcar un 23%. Sin embargo, desde el IBCE destacan el aumento en la exportación de almendra (14%), joyería (13%), banana (3%) y girasol (1%).