Escucha esta nota aquí

La Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb) ya empezó a calentar los motores, pues la tarde del viernes tuvo una reunión con Néstor Huanca, ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en donde se dieron los primeros acercamientos con el objetivo de iniciar los trabajos para reactivar la economía nacional.

Gonzalo Molina, presidente de la Caneb, explicó que en el encuentro se fueron perfilando dos pactos. El primero en el que los exportadores se comprometen a generar más puestos de trabajo y divisas para las Reservas Internacionales Netas (RIN), mientras que el segundo está a cargo del Gobierno que se comprometió a mejorar la condiciones para el comercio exterior.

Molina sostuvo que estos dos acuerdos van a permitir que el sector, que tuvo una caída del 32%, empiece a reactivarse para hacer frente al desequilibrio en la balanza comercial y tratar de ayudar con la reducción del déficit fiscal.

El empresario remarcó que durante la reunión se abordaron los temas de la corrupción, de la burocracia y de los cupos de exportación. Para Molina, los dos primeros están ligados por lo que se hizo saber a Huanca la necesidad de reducir los trámites para obtener los permisos de exportación, una situación que genera espacios para la corrupción y frena el potencial exportador de Bolivia.

“Actualmente, perdemos cada mes 132 horas realizando distintos trámites que no le dan ningún valor agregado a nuestras exportaciones. Perdemos tiempo y competitividad”, criticó Molina.

En cuanto a los cupos de exportación, Molina indicó que estos no deben existir, pues son una traba para la generación de una mayor cantidad de divisas y eso se lo hicieron conocer a Huanca.

Agro, optimista

Freddy García, presidente de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor) considera que los ministros con los que trabaja el sector agropecuario son técnicos, jóvenes y conocedores de la actividad, algo que a su criterio es importante para iniciar medidas en busca de impulsar la producción.      

García remarcó que esperan que los mandos medios puedan ser personas técnicas y con conocimiento de las actividades, porque -en su criterio- eso permitirá trabajar de forma más fluida y avanzar rápido como para evitar el cierre de unidades productivas y generar más desempleo.

“Como sector maicero tenemos la confianza de que podremos trabajar de forma conjunta con las nuevas autoridades”, resaltó García.

A su vez, Jaime Hernández, gerente general de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), se mostró confiado con la designación de las nuevas autoridades a las que calificó de técnicos, una característica clave para hacer frente a la crisis económica.

Hernández espera que a la brevedad ya se empiece a trabajar en una agenda sectorial que permita mejorar las exportaciones y así lograr más recursos que beneficien al país.

Grandes y pequeños empresarios

Rolando Kempff, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), ve un gabinete renovado lo cual considera positivo, más en un escenario que necesita de una nueva visión para hacer frente al daño generado por la pandemia.

Kempff remarcó que esperan ser convocados por los ministros del área económica para dialogar y trabajar de manera articulada y así lograr resultados de impacto que permitan la reactivación y la generación de nuevos puestos de trabajo.

Mientras que para, Juan Carlos Vargas, secretario de Relaciones de Confederación Nacional de Micro y Pequeña Empresa (Conamype), resaltó la experiencia y perfil técnico de los ministros elegidos y sostuvo que eso justamente son los puntos a favor que se deben traducir en distintas políticas que impulsen el consumo de la industria nacional y frenen la importación legal e ilegal de productos que puedan competir con la oferta boliviana.