Escucha esta nota aquí

Jesús Lara, expresidente de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), vuelve al seno de la compañía. Esta vez será miembro del directorio de la firma, en representación del Gobierno Central.

Junto a Lara, también fue posesionado Rolando Ibáñez Gómez. Ambos juraron este lunes ante el ministro de Minería y Metalurgia, Ramiro Villavicencio.

Lara fue presidente de la ESM entre 2016 y 2019. Durante su gestión, la estatal firmó contrato con la empresa china Sinosteel para la construcción de un complejo siderúrgico para la producción de acero en el Mutún, una de las reservas de hierro más grande del mundo.


“Vamos a poner nuestra capacidad y experiencia para hacer de la ESM una de las grandes empresas de Bolivia”, dijo Lara en un breve discurso.

Por su parte, Villavicencio sostuvo que el desarrollo de la planta siderúrgica del Mutún, es vital para el Gobierno, y recordó que el crecimiento de las económías se mide a través del consumo de energía, cemento y el acero.

“El nuevo modelo minero-metalúrgico se basa en la diversificación de la industrialización. Para nosotros es un gran desafío (el desarrollo) de la siderúrgica”, dijo.

Este proyecto tendrá una inversión superior a los $us 400 millones y se prevé que las obra concluyan en el 2023. El proyecto fue paralizado durante el Gobierno de transición que denunció que la empresa ejecutora del proyecto no había realizado un avance significativo.

Pero tras la asunción del nuevo Gobierno, a la cabeza de Luis Arce Catacora, el proyecto fue retomado.

Comentarios