Escucha esta nota aquí

La ‘anemia’ de lluvias en los campos agrícolas de Santa Cruz -en algunas zonas de tierras bajas del este (Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y poblaciones del Bloque Chiquitano) no llovió en todo el mes de mayo- paralizó la siembra de los cultivos del ciclo de invierno y pone en vilo a los productores de grano. A la fecha, la proyección de siembra efectiva ronda casi las 752.000 hectáreas, representando el 67% de lo estimado.

Desde la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), el gerente general Jaime Hernández, se limitó a mencionar que la siembra de cultivos de invierno no concluyó aún por la falta de lluvias y que los productores de la zona Este están esperando que ello suceda para continuar esparciendo semillas en sus tierras productivas. Inclusive insinuó que en los campos germinados también requieren agua para el desarrollo.

“Hay zonas donde no ha llovido todo mayo y se ha dejado de sembrar. Aún falta la siembra, principalmente de trigo, sorgo y maiz; por eso, no se puede hacer una evaluación acerca del avance de actividades de la campaña de invierno”, puntualizó Hernández.

Según el presidente de la Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA), Eduardo Nostas, el factor climatológico adverso -déficit hídrico- en la zona de expansión del Este del departamento condiciona el avance de siembra de maíz y trigo, granos estratégicos en el mercado nacional.

Nostas indicó que a la fecha se tiene una siembra efectiva de casi 752.000 hectáreas, representando el 67% de las poco más de 1,1 millones de hectáreas proyectadas para la campaña de invierno 2021. En orden de aporte, dijo que la cobertura de sorgo es de 402.400 hectáreas; de girasol, 153.600; de trigo, 118.400; y de maíz, 52.000. Los cuatro cultivos, dijo que suman en conjunto 726.400 hectáreas, representando el 97% del total sembrado a la fecha.

Asimismo, anotó que los tres primeros alcanzan un avance de siembra por encima del 94%, en tanto que el maíz tiene un 64%. El caso particular lo registra el girasol que superó el total proyectado, vale decir, se tiene un avance de siembra del 101%.

Nostas cree que el ofrecimiento de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) de pagar $us 335 por tonelada de trigo y la mejora del precio de la soya en los mercados globales de grano, esto ligado a un incremento de la demanda tanto externa como interna, se constituyen en un incentivo para una eventual expansión de la frontera agrícola. Empero, advierte que es de vital importancia la eliminación de bandas de precio y cupos de abastecimiento interno para la soya y derivados en el país, para brindar señales claras a la inversión en el sector agropecuario.

El mes pasado, Emapa anunció la mejora del precio referencial de la tonelada de trigo a $us 335 para la campaña agrícola invierno 2021, esto con el propósito de incentivar la siembra y cosecha de este grano.

La estatal programó la siembra de 67.660 hectáreas de trigo en la campaña agrícola de este año. Estima una producción de 123.817 toneladas de grano y acopiar 100.137 toneladas de dicho grano.

Desde la Asociación de Productores de Semillas (Asosemillas), el presidente Pedro Pellegrino, dio cuenta de que la siembra en las tierras productivas de la zona Este del departamento está paralizada por falta de lluvias. Según dijo, la plantación de semillas de sorgo y trigo cerró y, en el caso de girasol, hizo notar que si llueve es probable una mayor cobertura del cultivo en la jurisdicción de San Julián, municipio productivo de granos.

En opinión de Pellegrino, la fluctuación en el alza del precio de los granos en el mercado internacional está generando una tendencia creciente de la frontera agrícola. “La expansión de área cultivada de girasol y trigo así lo prueban”, dijo.

Repunte productivo

Según el presidente de la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), Isidoro Barrientos, un 95% de los agricultores que cultivan sorgo, girasol y trigo en Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y Guarayos cerraron el ciclo de siembra. En el tema climatológico, advirtió que si no llueve en las próximas semanas el riesgo de perjuicios en los sembradíos es latente.

Barrientos anotó que en Guarayos creció la frontera agrícola soyera en tierras donde se cultiva arroz y maíz. En Cuatro Cañadas, sucedió lo propio con el trigo que desplazó al sorgo y girasol. En el caso de la soya atribuyó el factor a los precios mundiales, en el trigo, por el valor ofertado por Emapa.

Pronóstico nada alentador

Acerca del comportamiento del clima en los próximos días, semanas y meses, el exsecretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz y entendido en agrometeorología, Luis Alberto Alpire, señaló que las lluvias esporádicas y dispersas, además de los fuertes vientos, son el preámbulo de una temporada dura de sequía, cuya incidencia impactará en las tierras productivas de la zona Este.

Hizo mención, por ejemplo, que la falta de lluvia condiciona la siembra de soya.

Comentarios