Escucha esta nota aquí

A una semana del Brexit, referéndum por el que el Reino Unido votará su permanencia o no en la Unión Europea (UE), la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ha querido evitar nuevos sobresaltos a los mercados mundiales y ha decidido mantener los tipos sin cambios.

De esta manera, las tasas de interés en la mayor economía del mundo se mantienen entre el 0,25% y el 0,5% que la Fed fijó en su reunión de diciembre el año pasado, cuando decidió subir los tipos por primera vez en casi una década.

La Reserva Federal además ha recortado las estimaciones de crecimiento del PIB de Estados Unidos, desde el 2,2% que pronosticó en marzo de este año, a un 2%. La tasa de paro se mantendrá en el 4,7%, según sus cálculos, mientras la inflación se situará en el 1,4%, un 0,2% más de lo previsto, para alcanzar el 1,9% en 2017.