Escucha esta nota aquí

El descenso brusco de temperatura, registrado la semana pasada, deja ‘cicatrices’ en el sector ganadero lechero del departamento de Beni. Según el tesorero de la Federación de Ganaderos del Beni (Fegabeni), Herlan Ojopi, el intenso frío que afectó a ese departamento provocó la muerte de al menos 400 bovinos (vacas y terneros), siendo los productores lecheros los más afectados.

A decir del presidente de la Asociación de Productores de Leche de las provincias Cercado y Marbán de Beni, Raúl Eggers, las pérdidas por mortandad animal, en valor, representan unos $us 260.000. Mencionó que la mayoría de las bajas se produjeron en el movimiento de los animales para proceder con la ordeña, una actividad que, según dijo, es inevitable incluso cuando se presentan ‘surazos’. “No cumplir con este procedimiento representa otra amenaza de muerte por enfermedad”, dijo.  

Considerando los efectos de la pandemia del Covid-19 y este otro duro golpe, Eggers dijo que esperan que el Gobierno concrete la ayuda comprometida al sector otorgando créditos en condiciones flexibles y garantías convencionales, para reactivar la economía de los productores lecheros de las provincias Cercado y Marbán y, en general, del departamento beniano. 

Después del saldo negativo que dejan las inclemencias del tiempo en los campos ganaderos de Beni, el asesor del directorio de Fegabeni, Carmelo Arteaga, dijo que el sector solicita apoyo a las instancias competentes del Gobierno, en cuanto a la provisión de insumos como rollos de pasto, alimento balanceado, sal mineral, productos veterinarios (desparasitantes, vitaminas y antibióticos), así como semillas de pasto y asistencia técnica y capacitación.

Arteaga expuso que la sequía es otro factor climatológico que acecha a los productores en este tiempo. Reveló que la falta de disponibilidad de pastura está comenzando a debilitar y enflaquecer al ganado.