Escucha esta nota aquí

Ante la nueva propuesta realizada por el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, de iniciar una reestructuración de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la Fundación Jubileo, advirtió que no es oportuno hablar de un nuevo orden en la entidad estatal, mientras el país se prepara para nuevas elecciones generales.

“El reciente anuncio realizado por el Ministerio de Hidrocarburos, de reestructurar YPFB, se suma a otros de gestiones anteriores. La propuesta debe tener el cuidado de no entorpecer el proceso de su necesario fortalecimiento e institucionalización; por tanto, resulta inconveniente hacerlo en medio de un clima electoralista”, afirma la institución, en un pronunciamiento público.

El viernes, Zamora anunció en Tarija que, la nueva agenda de reactivación de la industria petrolera contempla el desarrollo de un esquema de reestructuración de YPFB, que ha quedado descontextualizada y complicada por la normativa con la que funciona. Además, dijo que se va a tratar de institucionalizar en una empresa estratégica que sirva para encarar la nueva agenda de reactivación.

Consensos

Pero para Jubileo, el sector de hidrocarburos es estratégico para el país y YFFB es una pieza fundamental que requiere una profunda reestructuración; pero su fortalecimiento no pasa por la manifestación de buenas intenciones.

“El cambio debe apuntar a avanzar hacia una política de Estado, lo que implica promover consensos, con la participación de los diversos actores nacionales, regionales, locales, privados y sociales”, señaló.

En ese sentido, explicó que para una planificación estratégica plasmada en una política hidrocarburífera (ley y reglamentos), demandarán un proceso de concertación y diálogo entre todos los actores involucrados como las instituciones públicas del sector, las empresas petroleras, organizaciones sociales y fundamentalmente con los niveles subnacionales (gobernaciones y municipios).

Conflictividad

“No convocar a estos actores, interponiendo, además, una alta capacidad para construir consensos, solo conducirá al fracaso y conflictividad social, puesto que para algunas instancias existen reivindicaciones regionales involucradas”, previno Jubileo.

Reflexionó que, si bien el mandato del actual Gobierno tiene carácter transitorio, podría dar inicio a la constitución de mesas de concertación y participación que, a futuro, se transformen en una propuesta de política pública.

Pero para que esta medida avance, Jubileo analiza que involucrará no solamente la acción gubernamental, sino también el respaldo parlamentario para modificar normas legales que han quedado al margen de la realidad del sector.

“De modo que este proceso deberá quedar bajo la responsabilidad de un próximo Gobierno y Asamblea Legislativa, elegidos con legitimidad, para lograr que se haga efectivo”, subrayó.