Escucha esta nota aquí

Mediante un comunicado de prensa, la subsidiaria YPFB Logística rechazó las denuncias del presunto mal manejo administrativo en su interior y anunció que activará un proceso judicial contra funcionarios, a los que acusó de denunciar actos irregulares falsos. Dos trabajadores acusaron de persecución a la gerencia de la empresa.

El DEBER y la agencia ANF publicaron un informe en el que la jefatura de finanzas de Logística advirtió a la gerencia general sobre la contratación irregular de funcionarios, lo que hizo crecer la planilla en 23%. El informe también hace notar el retiro irregular de $us 100.000, además, del gasto excesivo de vales de combustible usados por vehículos particulares, ajenos a la empresa.  

Sin embargo, en la nota de prensa, el gerente general de la subsidiaria, Anderson Menezes, informó que fue bajo su dirección que se detectaron contrataciones irregulares de personal por el jefe de Talento Humano, "sin perfil, sin justificación y sin solicitud del área de destino".

Asimismo, indicó que se descubrieron irregularidades que vienen de años atrás y que están siendo investigadas por las instancias correspondientes. 

Estos trabajadores, al verse descubiertos en sus ilegalidades, están reaccionando desde varios frentes, intentando dañar la imagen de la compañía y de sus ejecutivos”, señaló.

Además, acusó a David Guachalla, funcionario de la petrolera, de hacer denuncias falsas contra la empresa en un medio de comunicación presentándose como Jefe de Finanzas. 

“Este señor es administrador de la planta de Palmasola y no Jefe de Finanzas, lo que significa usurpación de funciones”, dijo Menezes.

En su descargo, Guachalla sostuvo que no filtró ni realizó ningún tipo de denuncias a los medios. “Mi informe fue enviado en fecha 22 de mayo al Gerente General y al Gerente de Administración y Finanzas”, dijo.

“No filtré ninguna documentación. Es sospechoso que después de dos semanas salga a la luz mi informe y que los ejecutivos recién empiecen a realizar acciones, más que todo persecuciones en especial a mi persona”, expresó.

Sostuvo que desde el 13 de marzo no existe ninguna notificación formal sobre su designación.

“Me dirigí al Ministerio de Trabajo a citar a la empresa para una aclaración sobre 'cambio de lugar de trabajo' para el 15 de junio de 2020. Además, los ejecutivos ratificaron mi accionar como Jefe de Finanzas, durante todo este tiempo”, dijo.

Agregó que realizó actividades como la facturación mensual de la empresa “sin ninguna observación” e incluso la planilla para el pago de los trabajadores, que fue autorizada por gerencia general y la gerencia administrativa financiera. “En ningún momento indicaron que estuviera usurpando funciones o que no debería hacer dichas tareas”, señaló.

Por otra parte, en la nota de prensa, Menezes aclaró que YPFB Logística en el marco de sus competencias participó en el programa de emergencia contra el coronavirus con el aporte de Bs 696.000 ($us 100.000) habiendo presentado todos sus descargos en una rendición contable cerrada el 12 de mayo presentada a su directorio.

Sin embargo, el informe al que tuvo acceso EL DEBER, señala que la entrega de los recursos se hizo de forma irregular, sin respetar el reglamento interno de la empresa petrolera.

Otra fuente del interior de YPFB Logística cuestionó lo expuesto por Menezes, señalando “que las donaciones deben ser autorizadas antes de realizarse, no después. El reglamento es claro y menciona que es tuición del directorio su tratamiento”, aseguró.

“La afirmación de que hubiera cerrado el 12 de mayo, vulnera el procedimiento que establece un periodo de 15 días para su rendición, tardaron más de un mes según lo que afirma, pero hasta el día de ayer en el reporte contable que se denomina Libro Mayor, no se encontraba registrada la rendición de los $us 100.000”, señaló la fuente.

Otro funcionario de la estatal, que pidió no ser citado, dijo que presentarán pruebas sobre los malos manejos y que todo el manejo de personal y recursos contaba con el aval de la gerencia general.