Escucha esta nota aquí

Hacer caminos y apostar por el agro durante esta gestión son las prioridades de las gobernaciones del país. De los Bs 5.710 millones asignados en el Presupuesto General del Estado (PGE), un 38% será destinado para la vialidad, mientras que la actividad agropecuaria recibirá un aporte estimado en un 23%.

Jhony Mercado, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, explicó que para los caminos se tendría que suministrar más detalles que indiquen si se invertirá en la construcción de nuevas vías, si el dinero es para mantenimiento o para el asfaltado.

Hizo notar que si se trata de caminos secundarios ligados a los centros productivos, el 38% de recursos destinados a ese sector se justifica, debido a que uno de los mayores inconvenientes de los pequeños, medianos y grandes productores es el encarecimiento de sus costos de producción por causa del mal estado de las rutas que los conectan con las vías hacia los centros de consumo.

Con respecto al agro, Mercado indicó que debido a la delicada situación económica que vive el país, los gobiernos departamentales giran su mirada a una actividad clave para la población, pues se trata de la generación de alimentos y así garantizar la seguridad alimentaria.

“Caminos y agro también son sectores intensivos en la generación de puestos de trabajo, algo que en la actualidad el país necesita, por eso considero que son a los que más recursos se destina”, dijo Mercado.

En el informe de la Fundación Jubileo ¿En que gastarán el dinero los gobiernos departamentales en 2021?, la institución detalló que las inversiones de las gobernaciones no solo se limitan a los sectores mencionados anteriormente, sino que del 100% del dinero asignado, un 9% va a electrificación y energía, un 7% a fortalecimiento institucional, un 5% para infraestructura urbana y rural, como para gestión de riesgo, un 4% para salud, un 3% para saneamiento básico, un 2% para medioambiente y un 1% para comercio, industria y servicios para el desarrollo.

Para el economista Víctor Hugo Figueroa es llamativo que solo el 4% del presupuesto de las gobernaciones se destine para salud, cuando debido a la pandemia el sector necesita ser potenciado, para así responder a las necesidades de la población.

Si bien Figueroa considera pertinente invertir en caminos y en el campo, cree que otros sectores deben tener más recursos, como la industria y el comercio, la infraestructura urbana y rural.

El economista remarcó que las gobernaciones replican lo que hace el Gobierno nacional que apuesta por sectores tradicionales y no se anima a innovar, a invertir en tecnología, a destinar más dinero para las industrias o mejorar el sistema de saneamiento básico.

La pandemia y su impacto

En su informe, la Fundación Jubileo subrayó que el PGE 2021 presenta, para el caso de los gobiernos departamentales, una disminución significativa con relación al PGE 2020.

Es así que las gobernaciones que ya presentaban una disminución de sus recursos entre 2015 y 2020, se enfrentan ahora a una situación más complicada, con ingresos limitados con los que tendrán que afrontar su gestión las nuevas autoridades electas.

Fundación Jubileo puntualizó que los gobiernos departamentales tienen como principal función el desarrollo económico, productivo y social en su jurisdicción. Y, con sus limitados recursos, tienen el desafío de asumir este complicado momento que demanda la atención de la emergencia sanitaria y la reactivación de las economías regionales.

“La situación actual y las perspectivas plantean la necesidad de optimizar el uso de los limitados recursos y priorizar las inversiones que generen mayor impacto para la población. Esto implica encarar una gestión pública más eficiente en todos los niveles de gobierno”, recomienda la fundación.

A la disminución que se refiere Jubileo es al 13% menos que recibirán las gobernaciones con respecto a 2020 cuando lo presupuestado fue de Bs 6.574 millones, mientras que en 2019 el monto fue de Bs 8.105 millones.

Germán Molina, analista económico, explicó que la asignación de recursos para este año es uno de los más bajos desde 2011, cuando los gobiernos departamentales recibieron Bs 6.509 millones. Solo en 2010, con Bs 5.406 millones, fue más bajo que el actual dinero asignado.

Molina precisó que en la actual coyuntura las gobernaciones deben ser bien austeras, reduciendo el gasto corriente, evitando tener una gran plantilla de trabajadores que no generen ingresos y solo sumen los egresos.

Para el investigador es fundamental que se cumplan los programas de inversión, que en lo posible se ejecute el 100% de lo presupuestado y que se tengan un control férreo para evitar cualquier desvío de los recursos públicos.

De acuerdo con Jubileo, este año suman 579 los proyectos de inversión que están programados en el presupuesto aprobado para gobernaciones, 305 menos que en el presupuesto 2020, lo que refleja una disminución significativa de la inversión departamental.



Tarija, a la cabeza

Del total del presupuesto 2021 para los gobiernos departamentales, Tarija tiene la mayor asignación de recursos, con aproximadamente un 25% del total, seguido por Santa Cruz con el 23%, La Paz con el 11%, Potosí con un 10%, Cochabamba y Chuquisaca cada uno con 9%; y los otros tres departamentos reciben, en conjunto, el restante 13% de los recursos totales.

En el caso de Tarija, para el funcionamiento de la Gobernación tendrá un ingreso de Bs 916,3 millones (Gobernación), más los Bs 536,3 millones (Gran Chaco), lo que hace un consolidado de Bs 1.426 millones. En 2020, los ingreso en conjunto fueron de Bs 1.571 millones. En cuanto a los recursos destinados a las inversiones, entre ambas entidades llegan a los Bs 336,4 millones.

Para los caminos se destinará un 26%; es decir Bs 87,1 millones (Gobernación de Tarija y Gran Chaco) y para la actividad agropecuaria entre ambos gobiernos el monto a invertir es de un 18%, Bs 59,8 millones. La gestión departamental tiene 130 proyectos de inversión inscritos en su presupuesto.

La Paz

La sede de Gobierno percibirá Bs 621 millones, en 2020 recibieron Bs 658 millones. De los ingresos de 2021, para caminos destinará Bs 108,7 millones (52%), mientras que para el agro asignará Bs 54,1 millones (26%).

El total a invertir en otros sectores durante este año suma Bs 207,2 millones. El gobierno departamental tiene 106 proyectos de inversión inscritos en su presupuesto.

Mientras que la gobernación de Cochabamba tiene programado un ingreso de Bs 525,8 millones, de los cuales para inversión en distintos sectores se destinarán Bs 57,3 millones.

Para caminos el dinero llega a Bs 24 millones (42%) y para la actividad agropecuaria Bs 17,2 millones (30%).

La gestión departamental tiene 28 proyectos de inversión inscritos en su presupuesto de 2021.

Cabe hacer notar que en la gestión pasada el departamento tuvo un ingreso de Bs 748 millones.

Potosí y otros departamentos

El departamento minero tendrá ingresos por un valor de Bs 585,4 millones, cuando en 2020 fueron Bs 914 millones. De sus actuales recursos, solo para inversión sectorial demandará Bs 248 millones.

Para el sector vial serán invertidos Bs 109,3 millones (44%), y para el campo se destinarán Bs 41 millones (17%). Para 2021, ya se registraron 116 proyectos de inversión.

Chuquisaca contará con Bs 517,8 millones, en 2020 fueron de Bs 525 millones. Para invertir en el agro destinará Bs 60 millones (40%) y para el tema de la infraestructura urbana y rural derivará Bs 31 millones (20%). Mientras que, el monto global para realizar inversiones en distintos sectores es de Bs 153,7 millones. Durante este año, de acuerdo a lo inscrito; el gobierno departamental deberá realizar 57 proyectos de inversión.

Oruro tendrá ingresos por Bs 202,4 millones (en 2020 fueron Bs 255 millones), de los cuales para inversiones multisectoriales destinará Bs 40,7 millones. El fortalecimiento institucional con Bs 19 millones (47%) y gestión de riesgos con Bs 11,7 millones son prioridad. Tiene inscritos 33 proyectos de inversión.


Comentarios