Escucha esta nota aquí

El tipo de cambio que no se mueve desde hace más de una década perjudica a las exportaciones. En ese sentido, el Gobierno aconsejó a la próxima administración gubernamental, repensar la política monetaria para hacer del país más competitivo fuera de nuestras fronteras.

“El futuro Gobierno va a tener que mirar el tipo de cambio. Bolivia no puede seguir con la moneda tan fuerte porque nos va a perjudicar. Nos vamos a volver un país importador y no exportador. Para ser competitivos, lamentablemente uno tiene que manejar la moneda. Haber tenido un cambio fijo durante 15 años es lapidario para el país porque lo encarece”, señaló el ministro de Economía, Branko Marinkovic.

En ese sentido, dijo que se necesita tener una política monetaria responsable pensando en las exportaciones. De lo contrario, Bolivia va a tener que volver  a vivir solamente de los recursos naturales y “eso no es sano para el país”. Para el ministro de Economía, no se trata de acarrear una devaluación incontrolable.

Necesitamos incentivar el agro, necesitamos incentivar la manufactura, volver a tener zonas francas no solamente industriales, sino comerciales para que haya ingresos en el país. Pero eso pasa por un tema de una política monetaria, no solamente responsable, sino también estable, como se hace en todo el mundo”, explicó.

Bolivia mantiene inalterable la política monetaria del tipo de cambio en Bs 6,96 para la venta y Bs 6,86 para la compra de cada dólar estadounidense desde el 2 de noviembre de 2011.

Los economistas bolivianos vienen advirtiendo que el tipo de cambio fijo tiene dos implicaciones importantes en la economía del país: deteriora la competitividad de la producción boliviana y además, los productos nacionales en el mercado interno pierden espacio frente a los extranjeros.