Productores creen que el Gobierno pone restricciones a las ventas externas para que el mercado interno no quede desabastecido si el alimento es contrabandeado a otros países donde el producto tiene un mayor precio.

El Deber logo
5 de abril de 2022, 11:09 AM
5 de abril de 2022, 11:09 AM

Por Walter Vásquez

El Gobierno informó que este 2021 el sector azucarero generará un excedente de aproximadamente 400.000 quintales para la exportación e insistió en que no existen restricciones para estas operaciones, en tanto los productores aseguran que las restricciones se pueden ver todos los días en la morosa burocracia que requiere la emisión de autorizaciones, lo que pone el riesgo la vigencia de contratos de venta obtenidos en otros países.

En conferencia de prensa, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, detalló que la industria azucarera proyectó para este año un volumen de producción de 11,1 millones de quintales, de esa cantidad 9,2 millones de quintales cubrirán la demanda del mercado interno y 1,5 millones de quintales se quedarán como stock de seguridad en los ingenios, dejando el saldo de 400.000 quintales libres para salir al exterior.

Esta información, indicó, fue transmitida el pasado 24 de marzo en una reunión sostenida con la directiva de la Comisión Nacional de Productores Cañeros de Bolivia y con los representantes de las uniones de cañeros Guabirá, Aguaí, Unagro y Bermejo, además de la Asociación Agropecuaria del Norte. En el encuentro estuvo presente también el ministro de ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales.

Fuentes del sector productor de azúcar que pidieron la reserva de sus nombres informaron que los ingenios están obligados a tener un stock de contingencia para dos meses con costos de almacenamiento que pagan de su propio bolsillo. “El Gobierno no pone ni un solo peso”, indicaron.

El 9 de marzo pasado, a través del Decreto Supremo 4680, el Ejecutivo dispuso la regulación de las exportaciones de maíz, sorgo y azúcar por medio de certificados de abastecimiento interno.

“El Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en base a informes técnicos de verificación de abastecimiento interno a precio justo presentados por el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, según corresponda, emitirá el certificado de abastecimiento interno y precio justo a las personas naturales y jurídicas, públicas, privadas, nacionales o extranjeras, que así lo soliciten, de las mercancías identificadas en el Anexo, adjunto al presente Decreto Supremo”, cita el texto.

Las fuentes del sector productor consideran que el Decreto 4680 no tiene razón de ser, porque el Ministerio de Desarrollo Productivo recibe cada 15 días información de la cantidad de azúcar y alcohol que tienen los ingenios, así como de los precios de venta y los compradores, aparte de los inventarios físicos que hace en cada planta azucarera.

Además, “cuando sacaron el Decreto nos dijeron que no iban a dar las autorizaciones en cuestión de horas. Con algunos cumplieron, pero con otros se tardan semanas”, afirmaron.

Esta demora causó que los camiones que transportan el producto fuera del país no puedan pasar la frontera, por el control que ejerce la Aduana, lo que causó retrasos en las entregas, incremento de los costos de transporte y almacenamiento, y multas por parte de los compradores, poniéndose en riesgo los propios contratos de venta.

Según las mismas fuentes, las restricciones del Gobierno a las exportaciones de azúcar obedecen a que luego de una década el precio del producto en el mercado internacional está comenzando a aumentar, lo que ocasionará que el azúcar boliviano (más barato) sea contrabandeado por los comerciantes a otros países.

Quieren frenar las exportaciones para asegurar que no haya desabastecimiento cuando el producto salga del país vía contrabando, lo que incentiva el mismo contrabando”, sostienen.

Huanca explicó en una nota de prensa que una posible restricción a las exportaciones de azúcar solo se aplicaría en caso de detectarse alguna posibilidad de riesgo de faltante del alimento al mercado interno.

El certificado “es solamente para precautelar el abastecimiento de este producto en el mercado interno. En ese sentido, en este momento no existe ninguna prohibición para la exportación de este producto. Las autorizaciones para el comercio exterior de azúcar están siendo emitidas”, señaló.

“En la reunión con los productores cañeros de Bolivia hemos coincidido en que va ver suficiente producto para garantizar el abastecimiento en el mercado interno y, por lo tanto, no hay ninguna necesidad de prohibir algún proceso de exportación”, agregó la autoridad, quien no ve motivos para que el sector cañero inicie medidas de presión.

Ayer, la Confederación Nacional de Productores Cañeros de Bolivia (Concabol) anunció que realizarán un bloqueo de caminos para este miércoles en el Puente de la Amistad. El sector exige la liberación de las exportaciones de azúcar, que comenzaron a ser reguladas por el Gobierno el mes pasado, además de su inclusión el programa de créditos estatales SíBolivia.

Huanca adelantó que hoy martes autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural y del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras sostendrán nuevamente una reunión con la directiva del sector productor, para escuchar y aclarar las preocupaciones. Sin embargo, la dirigencia de los cañeros aún desconoce la invitación al encuentro.