Escucha esta nota aquí

Mientras la población sufre el impacto de la tercera ola de Covid-19 y espera tener el soporte de las autoridades para frenar el tormenta de contagios que atraviesa Bolivia, las autoridades también se dan el tiempo para acusarse y lanzar cifras que exhiben los números fríos para hacer frente a la emergencia sanitaria. Lo más reciente fue lo expuesto por el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, quien apuntó que las alcaldías cuentan con recursos líquidos y presupuesto para hacer frente a los problemas sanitarios.

Para el ministro, es responsabilidad de los gobiernos subnacionales asignar equipos, medicamentos e insumos a los hospitales públicos y que si esto no se concreta es neta responsabilidad de las autoridades locales. El argumento de Montenegro se centra en que hay alcaldías que aducen que no pueden ejecutar los planes de su gestión por falta de recursos. 

El ministro expuso una serie de cifras que exhiben que los gobiernos municipales han visto un incremento en sus arcas con respecto a la pasada gestión (aunque las alcaldías exponen que no es un aumento de recursos, sino una recuperación a las pérdidas ocasionadas por la pandemia). 

Sin embargo, las regiones no solo sufren por la falta de recursos económicos, sino también por la falta de recursos humanos, una de las demandas que también es parte de los médicos y profesionales sanitarios que trabajan en los hospitales públicos y que tienen que llorar por el pago de sus salarios. Caso aparte y triste también es el de las vacunas.

Hay situaciones en las que son cuatro meses que los trabajadores de salud no perciben sus sueldos y deben seguir atendiendo a los pacientes por el compromiso que hay con la población. Los médicos se mantienen en emergencia, incluso han anunciado nuevas movilizaciones para que el Gobierno central asuma su responsabilidad con ellos. Incluso se adelantó que en el Hospital San Juan de Dios de Santa Cruz ya no recibirán a más pacientes críticos.

“Estamos dando la cantidad de recursos suficientes, tanto en presupuesto como en flujo de caja, para que tanto las entidades territoriales autónomas, especialmente los gobiernos municipales, los gasten en salud. Tienen la oportunidad de hacerlo, tienen la disponibilidad de hacerlo y los instamos nuevamente a que compren las unidades de terapia intensiva y hagan los equipamientos urgentemente porque tienen los recursos”, señaló Montenegro, en una conferencia de prensa.

Las cifras del Gobierno

La autoridad estatal dio como ejemplos el caso del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, que tuvo un incremento de recursos económicos en un 3,6% y en un 25,8% en coparticipación tributaria entre 2020 y 2021. El incremento en cantidad de dinero fue de Bs 156,1 millones a 196,5 millones para ejecutar este año, agregó

“Entonces, el señor (Iván) Arias, Alcalde de La Paz, no vaya a decir que por Bs 296.000 de retención, que no es congelamiento, no puede hacer ejecución. Eso es algo que no vamos admitir desde el Gobierno nacional. Que se dedique a hacer gestión, que se dedique a hacer el trabajo para el tema de salud”, indicó el ministro, aduciendo que el alcalde paceño busca levantar una cortina de humo.

Además, Montenegro mencionó también el caso del Gobierno Autónomo Municipal de Tarija, que tuvo un incremento por coparticipación tributaria de un 230%, es decir, de Bs 37,1 millones a Bs 122,7 millones, por lo que en términos globales tiene Bs 141 millones en efectivo para gastos en temas de salud.

Asimismo, dijo que el Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba cuenta con Bs 183,2 millones, puesto que ese municipio tuvo un incremento de recursos económicos del 16,2%.

“El señor (alcalde) Manfred Reyes Villa tiene recursos para ejecutar, instamos a que lo haga por el bien de la salud del municipio de Cochabamba. Puede comprar oxígeno, puede comprar medicamentos. Ahí están los recursos para hacerlo”, acotó.

Según el el ministro, el Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra registró también un aumento de 15,4% en ingresos económicos, de Bs 79,4 millones a Bs 91,6 millones, mientras que en coparticipación tributaria (que le llega instantáneamente) recibió un 18,8% de incremento.

El titular de Economía y Finanzas Públicas observó, sin embargo, que las entidades territoriales autónomas utilizaron solo el 25,9% de su presupuesto para el área de salud, que llega a Bs 8.375 millones este año.

Los gobiernos municipales tienen un saldo de libretas de caja y banco de Bs 3.745 millones, complementó en su reporte.

“La baja ejecución está aquí, mostrando que tienen un margen grande para usar estos recursos. O sea, en presupuesto tienen plata, en billetera también lo tienen, de tal manera que instamos a los gobiernos municipales a hacer su gestión, a comprar oxígeno, a moverse en su tarea de ir equipando con unidades de terapia intensiva”, concluyó.

Comentarios