Escucha esta nota aquí

Lo logró. El Gobierno debilitó la protesta de los trabajadores de la ya extinta Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) que mantenía un paro indefinido exigiendo el pago de horas extras. La estrategia estatal consistió en la contratación del personal mínimo para garantizar las operaciones del espacio aéreo nacional. Además, los dirigentes del sindicato de Aasana afirmaron que se quedaron sin apoyo para sostener la protesta.

Hace meses, los trabajadores mantenían un conflicto en el Gobierno por el pago de horas extras y otras demandas como la renuncia de la directora de Aasana, Arminda Choque, además de la cancelación de un plan de reestructuración que contemplaba un recorte salarial y despido de personal.

Al no haber un acuerdo, los controladores decidieron entrar en un paro indefinido a partir del 1 de diciembre. Ante esta situación, en una maniobra rápida, que fue cuestionada por expertos del sector e incluso la Central Obrera Boliviana (COB), el Gobierno determinó disolver Aasana y liquidar a sus 1.000 trabajadores.

Incluso el ministro de Obras Públicas y Servicios, Édgar Montaño, llamó a los extrabajadores de Aasana a sumarse a la nueva entidad de Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol).

Eso sí, la autoridad informó que todos se regirían bajo la Ley del Funcionario Público y no por la Ley General del Trabajo.

Por unos días, los dirigentes de Aasana resistieron y siguieron adelante con la medida de presión y exigieron frenar la disolución. No obstante, un número de 384 técnicos decidieron pasar a Naabol.

El domingo, el Gobierno informó que un primer número de 318 exfuncionarios de Aasana decidieron aceptar las condiciones impuestas por la administración estatal, por lo que suspendió el plan de contingencia establecido en todo el país, menos en Santa Cruz. Sin embargo, tras varias negociaciones, ayer el ministro Montaño informó que otros 90 trabajadores la regional de Aasana en Santa Cruz aceptaron la propuesta estatal que contempla una mejora salarial del 30% a todos los técnicos.

Así, en total, Naabol logró incorporar a 408 controladores a su staff. Con este número, según Montaño, se garantizan las operaciones en todo el espacio aéreo nacional. “Con firmas de contratos vamos a levantar el plan de contingencia en Santa Cruz. Por eso, todos los aeropuertos estarán operables desde el día de mañana (hoy)”, dijo la autoridad estatal.

Einar Roca, secretario ejecutivo de la Federación Nacional de Trabajadores de Aasana (Fenta Aasana), dijo desconocer de forma oficial la contratación de los controladores en Santa Cruz, región donde se mantenía la protesta de forma contundente.

No obstante, indicó que con incorporación de ese personal el Gobierno logró tener el cupo mínimo de técnicos para operar en los 42 aeropuertos que administraba Aasana.

Lamentó que el Gobierno se aprovechara de la necesidad de los trabajadores y dividiera al sindicato de la ex entidad estatal.

El dirigente explicó que de los 1.000 trabajadores que tenía la entidad, el 80% era técnico, por eso con la contratación de los excontroladores de Aasana dijo que el Gobierno logró tener el personal mínimo para administrar las operaciones aéreas, eso sí, “saturando al personal entrante”.

Pese al debilitamiento de protesta, dijo que mantendrán las vigilias y pidió a la COB manifestarse contra lo que él considera un atropello del Estado.

Observó que para disolver y hacer una transición de Aasana a Naabol se necesita un año, porque la nueva entidad no es reconocida por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Néstor Villarroel, secretario de conflictos de Aasana, lamentó que tanto la COB, como los parlamentarios y diferentes entidades que se manifestaron a favor de la medida de presión los abandonaron. En este contexto, el camino natural de los trabajadores -que están sin sueldos- era aceptar la propuesta estatal.

“Hemos tenido una reunión y hemos acordado que los trabajadores deben pasar a la otra empresa. Hoy migró la parte técnica que serán recontratados y se les pagará los beneficios sociales”, explicó.

Sin embargo, dijo que el Gobierno acordó pagar todos los beneficios sociales hasta el 15 de diciembre. Alertó que si el Estado no cumple su promesa reactivarán las medidas de protesta.


Comentarios