Escucha esta nota aquí

“Hoy somos más que nunca una familia con una sola causa, la vida que no tiene partido ni colores políticos”. Así, con esa reflexión, la presidenta Jeanine Áñez, anunció ayer cuatro medidas para aliviar la economía familiar y de las empresas, de todos los tamaños, mientras dure la emergencia sanitaria nacional y la cuarentena para contener la pandemia.

La primera medida está relacionada con la creación del Bono Familia. La mandataria explicó que está dirigido a las familias más necesitadas y con hijos que en este periodo de cuarentena no tendrán desayuno escolar. “El bono es de Bs 500, por hijo, que van a primaria de escuelas fiscales. Se entregará en abril y busca ayudar a las familias con menos recursos. Es algo en la situación tan difícil por la que pasan las familias durante el tiempo que tengamos de cuarentena”, apuntó.

En Bolivia hay 2.876.000 estudiantes en todos los niveles. Santa Cruz cuenta con 850.000 alumnos y es la región con más población estudiantil. En el sistema nacional, hay 16.439 escuelas, de las cuales 15.500 son fiscales y de convenio y 840, privadas.

La mandataria anunció también una ayuda para las familias y pequeñas empresas que tienen créditos. Mencionó que ese grupo no pagará dos meses el capital de la deuda y que el abono se hará al final del periodo del crédito.

Lo mismo se hará con los tributos. “El Impuesto a las Utilidades de la Empresas (IUE) no se pagará hasta abril, que será un mes duro, sino que se haga efectivo después. En mayo y a plazos”, indicó.

La cuarta medida tiene que ver con la prohibición de corte de servicios de agua, de luz y de gas. “Se prohíbe contundentemente cortar estos servicios básicos a los hogares, mientras dure la cuarentena y la crisis de salud”, dijo Áñez.

Otra medida no anunciada, pero incluida en el Decreto Supremo N° 4197, dispone la reducción del 30% en la facturación de abril de 2020 de tarifas eléctricas para los consumidores de la categoría domiciliaria del país.

Repercusiones

Para Fernando Hurtado, presidente de Cainco, las medidas económicas tomadas por el Gobierno van en la dirección correcta, pero deben profundizarse para enfrentar la emergencia y el avance de la pandemia.

Señaló que, si bien el IUE fue diferido para pagar en mayo y en plazos, las prórrogas deben extenderse hasta septiembre. “Es fundamental considerar dentro del paquete de incentivos que el pago de IVA e IT pueda diferirse hasta septiembre. Es urgente también incluir el vencimiento del pago de aportes laborales a la Caja de Salud y a las AFP hasta ese mismo mes”, señaló.

En el tema de los créditos, Hurtado cree que se debe revisar la reprogramación existente para todo tipo de empresas. “Deberían extenderse hasta diciembre y deberá incluirse en el decreto la otorgación de créditos bancarios especiales para otorgar liquidez a la población”, sentenció.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Ibo Blazicevic, alertó que por el descenso en la actividad industrial se generará una reducción de la liquidez y en consecuencia habrá dificultades para honrar las deudas en la banca. “Se requiere reprogramar los créditos a las industrias en condiciones blandas de interés, plazo y eliminación de multas”, dijo.

Empresarios tarijeños expresaron su desacuerdo con las medidas económicas de Áñez debido a que prolongan la agonía del sector empresarial. La Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Tarija (Caincotar) planteó diferir el pago de créditos bancarios por 90 días y prorrogar el tratamiento del alza salarial por tres meses.

El presidente de Caincotar, Gerardo Aparicio, dijo que el Estado debe pagar deudas a las diferentes empresas contratadas como una inyección de capital y que el Banco Central de Bolivia (BCB) genere los mecanismos para incorporar liquidez a la economía.

Para el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), Marcelo Romero, las medidas anunciadas solo alargan la muerte del empresario.

A su criterio, no ayudan a ningún emprendedor y es mejor cerrar las empresas, generar desempleo y que el Estado se entienda con el sector laboral.

Emprendedores

La Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa, a través de su presidente Néstor Conde, planteó no aplicar un incremento salarial en el primer semestre.

La presidenta de la Asociación de Importadores y Comerciantes por Cuenta Propia, Mercedes Quisbert, advirtió que no podrán pagar sus préstamos por las restricciones de la cuarentena que limitan la venta de sus productos.

Otra mirada

Desde la mirada del economista Luis Fernando García, el Covid-19 matará un 12% de la economía. “Hace que tus capacidades se restrinjan, entonces, el estrés quita muchas cosas. Si no hay ingresos, los costos son altos y debes dejar gente en la calle. Se puede brindar más incentivos porque es un único caso en que se convierte una economía cerrada y el Gobierno es el poder de ‘señoriaje’ que emite dinero para apoyar en salarios y hacer beneficios”.


Comentarios