Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional descartó este martes el uso de las reservas internacionales ante las consecuencias negativas que genera el Covid-19. La presidenta Jeanine Áñez aprobó un decreto supremo que declara el estado de “calamidad pública”.

José Abel Martínez, ministro de Economía y Finanzas Públicas a.i., explicó en conferencia de prensa el uso de las divisas con las que cuenta el país, afirmando que la disposición es una “previsión” ante el bloqueo de créditos que realiza la mayoría del MAS al interior de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

El Decreto Supremo 4301 surge para la “atención de necesidades impostergables de carácter económico ocasionadas por los efectos negativos del coronavirus”, encargando a esa cartera de Estado tramitar ante el Banco Central de Bolivia (BCB) “la concesión de un crédito en favor del Tesoro General de la Nación (TGN)”.

La autoridad calificó como una “especulación” que se mencione el uso de las reservas internacionales, explicando que los montos de ese préstamo “todavía no han sido cuantificados”.

Martínez ratificó que las gestiones ante el Legislativo persisten para que se liberen al menos 13 créditos internacionales para que el Estado acceda a recursos que le permitan reactivar su economía frente a la pandemia.

El ministro aseguró que actualmente el nivel de endeudamiento de Bolivia “es bajo”, por lo que existe “mucho margen” para acceder a recursos de organismos extranjeros de cooperación.