Escucha esta nota aquí

En Cobija, la presidenta Jeanine Áñez entregó 40 títulos ejecutoriales tras el saneamiento de 33.340 hectáreas que corresponden a 95 beneficiarios, de las que 34 son mujeres, 52 son varones y nueve corresponden a personerías jurídicas.  

Con motivo de la entrega, Áñez aseguró que su administración cumple con el sueño de los productores que peregrinaron por más de ocho años para conseguir su título ejecutorial como un acto de justicia. 

“Para nosotros es de enorme satisfacción cumplir ese sueño de muchas familias bolivianas”, ponderó la presidenta, al remarcar que contar con un título agrario otorga muchos beneficios al productor y le garantiza la propiedad sobre su tierra, que es su fuente economía.

La mandataria aprovechó para calificar de “mezquina y perversa” la actitud de la anterior gestión gubernamental que, con chantajes y condicionamientos, privó de su derecho a los productores, aspecto que es reconocido con el documento entregado.       

A su turno, la ministra de Desarrollo Rural, Eliane Capobianco, aseguró que la entrega de títulos ejecutoriales es un acto importante porque se otorga la seguridad jurídica a los productores, que es parte del trabajo que lleva adelante el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), cuya misión se enmarca en la transparencia, alejado de hechos de corrupción y chantajes.

“Ustedes agropecuarios son un sector de oro y merecen tener seguridad jurídica de sus títulos ejecutoriales, de su derecho propietario consolidado para poder desarrollar su trabajo de mejor manera. Es lo mínimo que podemos hacer como Gobierno”, subrayó Capobianco.

A su criterio, el aporte y la actitud asumida por el sector agropecuario fue ‘brillante’ durante la pandemia del coronavirus, dado que arriesgaron su vida para proveer de alimentos a los bolivianos.

“Agradecer a la presidente y las autoridades por hacer realidad la entrega de nuestros títulos, fue algo muy esperado y ahora es un momento para recibir con alegría estos títulos”, ponderó el beneficiario René Carlos Vaca.