Escucha esta nota aquí

Autoridades y técnicos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras y del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA)se reunieron este miércoles con representantes en Bolivia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para intentar recuperar el financiamiento suspendido por la entidad crediticia para el saneamiento de tierras.

“Fue una reunión muy importante. Hablamos de cuales serían las posibilidades de cumplimiento por parte del INRA con el tema del saneamiento de tierras, y hemos aprovechado también esta oportunidad para explicar a los personeros del  BID las necesidades en la fiscalización de las tierras fiscales que se han dotado y entregado indiscriminadamente por parte del anterior Gobierno”, manifestó el viceministro de Tierras, Gustavo Terrazas, al término de la reunión.

Las autoridades entregaron todos los insumos necesarios para que el representante del BID haga llegar esa información a sus pares nacionales e internacionales de manera que la próxima semana se tenga un encuentro con diferentes ministros de Estado que tienen inherencia con el tema agrario.

La meta del Gobierno es cumplir de forma total el proceso de saneamiento en el país de manera que se pueda completar la entrega de títulos ejecutoriales que se tienen firmados y que, debido a la emergencia sanitaria que vive el país, se paralizó.

La suspensión

El director del INRA, Alejandro Machicao, aseguró que la nueva administración preparó el informe que fue requerido por el BID, con el objetivo de dar continuidad al programa de saneamiento y titulación de tierras. Recordó que la entidad internacional cortó su financiamiento debido al mal manejo en la gestión del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Explicó que la nueva administración del INRA pretende asumir nuevamente el compromiso, pero no con las mismas reglas de la anterior gestión, sino con proyecciones y metas reales y creíbles.

Por su parte, el coordinador del BID, Fernando Asturizaga, calificó de “muy productiva” la reunión con las autoridades agrarias del país, porque se pudo establecer parámetros básicos para que el INRA construya y mejore un plan de acción para recuperar su capacidad financiera con recursos del BID y que ese plan establezca indicadores y resultados claros para ponerlos a consideración del ente financiador.

Asturizaga, aseguró que la susceptibilidad de la entidad financiadora, radica en el incumplimiento de compromisos en los que incurrió el anterior Gobierno, que brindó engañosa, parcializada y no confiable información respecto al proceso saneamiento.

El crédito

En 2017, el Gobierno logró acceder al financiamiento de $us 60 millones por parte del BID, luego de cumplir con todas las condiciones que pidió el ente.

El financiamiento fue dispuesto para el Programa de Conclusión de Saneamiento de Tierras en Bolivia, a ejecutarse en cinco años, especialmente, en el proceso de saneamiento en el departamento de La Paz, donde se tiene más de tres millones de hectáreas de tierras sin sanear.