Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía, Luis Arce, informó ayer que el Gobierno propuso un incremento del 2,5% sobre el haber básico y de 0 % al Salario Mínimo Nacional (SMN) durante las negociaciones que sostuvieron con la Central Obrera Boliviana (COB).

Arce explicó que el Gobierno hizo una presentación de los datos macroeconómicos, de la relación del Índice del Precio al Consumidor (IPC), de la situación de las empresas públicas, de los gobiernos subnacionales y de varios elementos que considera importantes que tengan en mente los dirigentes de la COB al momento de efectuar las negociaciones salariales.

“Los compañeros de la COB han hecho una exposición sobre los fundamentos del 12% y 10% que ellos han planteado, aspectos que nosotros hemos observado y que no logran demostrar de dónde obtienen eses porcentajes”, dijo Arce. Por su parte, el ejecutivo de la COB, Juan Carlos Guarachi, indicó que “los trabajadores hemos rechazado esta propuesta y lamentamos la actitud del Gobierno porque finalmente existen algunas coincidencias con discursos de algunos empresarios. Ante esa disparidad de criterios, la COB pidió un cuarto intermedio para retomar las negociones hoy o el lunes. Esas conversaciones son probables que se realicen con el presidente Evo Morales.

No más del 2%
El sector empresarial privado del país sostiene que el incremento nacional no debe sobrepasar el 2%, teniendo en cuenta que Bolivia cerró el año pasado con una inflación de 1,5%. A decir de Luis Barbery, titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, de acuerdo con los estudios que han realizado, los empresarios solo están en condiciones de pagar un incremento salarial de un 2%. “La economía no se está comportando como hace tres o cuatro años. La actividad comercial, así como los servicios han decrecido mucho”, señaló Barbery

Acorde a la realidad
Para José Antonio Alberti, expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, el Gobierno más que nadie sabe cómo están las finanzas del país y de las empresas tanto formales como informales. “La desaceleración de la actividad económica es real y las expectativas económicas continúan siendo negativas. Creo que esa propuesta refleja cierta racionalidad”, dijo

 

Tags

Comentarios