Escucha esta nota aquí

Néstor Huanca, ministro de Desarrollo Productivo, señaló a los centros de remates del país como uno de los principales causantes del alza del precio de la carne de res en los mercados y anunció que se está trabajando en una reglamentación para fiscalizarlos y evitar que vuelvan a afectar en los costos del mercado.

“El 35% del ganado lo llevan a los centros de remate, donde acuden los compradores y es en estos centros donde se da una instancia de subasta que podíamos decir que se adjudican el precio del ganado en pie”, comentó en una entrevista con Bolivia TV este domingo.

Señaló que fueron los propios comerciantes quienes denunciaron que la carne sube de precio durante la subasta en los remates, por lo que las autoridades de Gobierno realizaron una inspección a los centros y evidenciaron que en algunos casos se dan tales situaciones.

“Realizamos la fiscalización en los precios del ganado y hemos evidenciado que existe un acuerdo entre ganadero y el vendedor. El ganadero quiere vender a un precio justo y el dueño del remate o martillero posiblemente esté favoreciendo al dueño para vender a un precio mayor y así va a llegar (la carne) al mercado a un costo incrementado”, agregó.El kilo de carne de primera cuesta hasta Bs 39 en Santa Cruz / Foto: R. Montero

Huanca dijo que para controlar estos hechos irregulares se está trabajando en una norma para reglamentar a los centros de subasta de ganado, con la finalidad de establecer los precios de compra y venta y su funcionamiento en general

Añadió que este proyecto de reglamentación será socializado con los comerciantes, ganaderos y propietarios de centros de remate.

Según la autoridad de Gobierno, otros de los factores que influenciaron en el alza del precio de la carne de res, fue el paro nacional que duró nueve días y las condiciones climatológicas. 

“El ganado no tuvo el mismo peso o forraje porque el pasto se secó y para alimentarlo, los ganaderos dicen que compraron maíz y sorgo a un costo elevado. Ahí hubo tendencia de subir el precio del ganado”, agregó.

Asimismo, aseguró que el abastecimiento de la carne en el país está asegurado explicando que, según datos de Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Ministerio de Desarrollo Productivo, en Bolivia existen 10.366.358 cabezas de ganado, de las cuales solo 1.427.278 se faenarán este año.

Sobre el cierre de los centros de remate, dijo que hay una mesa de trabajo que es de conocimiento de los carniceros donde diferentes sectores participan.

En días pasados, Wálter Feeney, gerente comercial del centro de remate El Marucho, detalló que se han conformado mesas de trabajo para elaborar la reglamentación de funcionamiento. Están participando los diferentes sectores de cadena cárnica, como así también autoridades de Gobierno.

En cuanto a la oferta de bovinos, Feeney sostuvo que por el paro la llegada de animales fue menor, pero adelantó que con el paso de los días la situación se irá normalizando.

Sobre la reglamentación de funcionamiento, el gerente de otro centro de remate, que pidió no ser identificado, subrayó que se está buscando una salida que sea del beneficio de todos los sectores que forman parte de la industria de la carne y que no sea una imposición.

Comentarios