Escucha esta nota aquí

Con el objetivo de concretar la reconstrucción económica y de lograr un cierre financiero acorde con la actual realidad del país, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y Banco Central de Bolivia (BCB) firmaron una segunda versión del programa financiero 2020, en el cual se detalló una caída de la inversión pública de $us 2.000 millones.

Fue el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, que hizo notar que los datos macroeconómicos planteados por la anterior administración no se corresponden a la actual situación que atraviesa el país, que a su criterio es resultado de un pésimo manejo económico del Gobierno de Jeanine Áñez.

Montenegro criticó que se haya recortado la inversión pública en unos $us 2.000 millones, ya que a octubre de este año la misma llegó a los $us 1.107 millones, cuando en 2019 fue de $us 3.272 millones.

Según Montenegro, ese es el principal motivo de que la economía tenga un crecimiento negativo de un 11,1% y que la tasa de desempleo se ubique en un 8,7%, a tiempo de indicar que para superar esta situación se profundizará la inversión pública y la redistribución de los ingresos para potenciar la demanda interna, que a su criterio son los motores de la economía nacional.

El ministro también observó que durante la gestión de Áñez la planta de urea generó una pérdida de $us 252 millones y detalló que debido a la impericia de los funcionarios de aquel momento se quemó una turbina que tendrá un costo de reparación de $us 20 millones además de la pérdida del seguro de dicha pieza.

Antes, Edwin Rojas, presidente del BCB, remarcó que la política cambiaria está dirigida a mantener el tipo de cambio, para dar estabilidad al poder adquisitivo de la población.
  


Comentarios