Escucha esta nota aquí


El pasado fin de semana al menos tres domos del hotel Kachi Lodge, instalado en el límite del Salar de Uyuni, fueron incendiados, luego del enfrentamiento entre comunarios de la zona que protestaban porque estos se habían erigido en su territorio (Potosí) sin haber recibido la autorización correspondiente. Y por el contrario, haber contado con la aprobación desde el departamento de Oruro.

Esta tarde, en una reunión con los gobernadores de ambos departamentos y autoridades del Estado y después de las explicaciones técnicas, el gobierno determinó que no se trata de un conflicto por límites entre Oruro y Potosí porque el lugar donde se registró el conflicto es territorio dentro de una reserva fiscal no disponible, cuya competencia es del nivel central del Estado. 

También se estableció que la empresa operadora de servicios turísticos llevó adelante su proyecto de domos, evadiendo procedimientos legales para su construcción y para la licencia turística nacional.

Los gobernadores de Oruro, Jhonny Vedia, y de Potosí, Jhonny Mamani, con sus respectivas delegaciones accedieron a participar de la cita con las altas autoridades del gobierno central y buscaron soluciones en el marco del diálogo, al conflicto que se ha suscitado entre operadores turísticos del salar de Uyuni.

De parte del gobierno participaron los Viceministerios de Régimen Interior y Policía, Autonomías, Coordinación con Movimientos Sociales, Turismo, Medio Ambiente y Agua, Minería, el Servicio estatal de autonomías, INRA, entre otros.

A su vez, desde el Viceministerio de Régimen Interior y Policía, desde donde se emitió un comunicado, no se abordó qué pasará con los destrozos causados a los domos.

Comentarios