Escucha esta nota aquí

Gobierno y comercializadores de carne logran un acuerdo y avanzarán en la regulación de las propuestas presentadas por los vendedores. Con el acuerdo alcanzado, los sectores levantarán las medidas de presión, aunque en Santa Cruz de la Sierra persiste la convocatoria para reunirse mañana temprano en los mataderos.

Jorge Lima, delegado de los vendedores de carne, informará en la reunión ampliada el acuerdo asumido ante el Gobierno y pedirá a los asociados retornar a sus puestos de venta. Sin embargo, Lima considera que el martes se podrá normalizar la comercialización puesto que el abastecimiento de friales se realiza con un día de anticipación.

En la mesa de negociación, el Gobierno estuvo representando por el Ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy González, y el Ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural,  Néstor Huanca.

Los comercializadores de carne están representados por la Confederación Nacional de Trabajadores de la Carne de Bolivia (Contracabol) y la Federación Única de Trabajadores en Carne y Ramas Anexas de El Alto. A la reunión también debían acudir representantes de otras ciudades, pero la dificultad para arribar al aeropuerto alteño impidió la llegada de más delegados.

En Santa Cruz, Lima, que representa a los 84 mercados de ciudad, lamentó la dificultad de viajar a El Alto, pero aseguró que sostienen un contacto permanente con la mesa de diálogo instalada.

Como medida de acercamiento entre las posturas entre el Gobierno y el sector, se han  levantado los bloqueos carreteros que habían instalado en las vías troncales en las rutas a Cotoca, Montero y la Antigua vía a La Guardia. De todos modos, las acciones de presión persisten con el anuncio de bloqueo a los mataderos para el día de mañana.

Lima reitera el pedido del sector que se centra en tres medidas inmediatas. Por un lado, exigen la "abrogación de la ley que permite exportar carne al exterior". 

También reclaman una "figura clara con penalizaciones duras a las personas que se dedican a trasportar ganado a frontera para que pasen a países limítrofes como Brasil o Perú". De acuerdo a lo explicado por Lima, la sanción por trasladar ganado a otro país supone Bs 70 por cabeza y considera que se debería incrementar la sanción de manera más drástica.

Finalmente, los comercializadores de carne cuestionan los remates de reses "que encarecen un producto de la canasta básica". Piden al Gobierno que se suspendan estos remates para regular y controlar el precio de venta final de la carne.

La posición de los vendedores de carne confronta los argumentos expuestos por los ganaderos. Si bien Lima considera que la posibilidad de exportar por cupos es una alternativa de solución, también afirma que los "ganaderos malinforman a las autoridades.

El reclamo planteado por Contracabol justifica sus acciones alegando que "no hay carne para el consumo interno a buenos precios". Además, aseguran que en el mercado interno se ofrece  carne de "baja calidad y a un precio más elevado" porque los ganaderos priorizan los mercados externos que son más competitivos.

"Nos ponen (la carne) a su precio y nos señalan que si queremos compramos (su carne) y si no, no compremos", indica Lima. Actualmente, el kilo carne en Santa Cruz de la Sierra se establece en Bs 24, 5 o 6 bolivianos más caro que en días atrás.

Comentarios