Escucha esta nota aquí

Su huelga de más de 50 días no bastó. Desde hace varias semanas Gonzalo Melgar, un contador desempleado de mediana edad, marcha hacia la Paz para exigir que el Gobierno apruebe una norma para que personas como él, sin ingresos fijos pueden retirar parte de sus aportes al Sistema de Pensiones. Hoy el hombre llegó a Cochabamba, completando un trayecto de 485 kilómetros. Estos recursos son administrados por las Administradores de Fondos de Pensiones (AFP).

Cuando el actual presidente, Luis Arce Catacora, estaba en campaña electoral, prometió devolver parte de estos fondos, para favorecer a las personas que perdieron sus trabajos a raíz de la crisis económica que provocó la pandemia del coronavirus.

Antes de partir hacia La Paz, Melgar realizó una huelga de hambre por más de 50 días a las afueras de BBVA Previsión, una de las AFP, para exigir la devolución de parte de sus 217.000 bolivianos de su cuenta, pero su protesta no prosperó.

Agobiado por la crisis económica y el desempleo Melgar esperaba recuperar una parte de sus aportes para montar un negocio. Pero eso parece una ilusión porque el proyecto para la devolución de estos recursos sigue en debate en la Asamblea Legislativa.

Si bien convocó a varias personas a sumarse a esta marcha, el hombre viaja solo hacia La Paz. Tiene clara su meta, espera que el propio presidente lo reciba y ponga sus buenos oficios para que los parlamentarios aprueben una norma para que los aportantes retiren hasta un 20% de sus recursos.

Nadie quiso acoplarse voy a realizar solo esta marcha. No sé si en Cochabamba alguien querrá sumarse. La misión es única; que nos devuelvan nuestros aportes y podamos recibir hasta 20.000 por cabeza”, señaló.

En enero, la bancada del MAS, partido de Gobierno, presentó un proyecto de Ley para el retiro de estos recursos, pero tenía muchas trabas y limitaba los montos a retirar. 

De inmediato fue rechazado por los aportantes que desde el año pasado vienen exigiendo una Ley más flexible.

“Voy tratar de hablar con el presidente y pedirle que ordene que se aprueba la Ley, ese es el principal motivo de mi marcha. Ya he recorrido casi 500 kilómetros y espero lograr mi objetivo”, dijo.

En la actualidad, las AFP manejan más de 25.000 millones de dólares perteneciente a los aportes de personas como Melgar. La mayoría de estos recursos están colocados en depósitos en entidades financieras.

Con un largo camino aun por recorrer, Melgar descansará en Quillacollo y espera retomar su camino hacia La Paz.

“El camino fue difícil, pero la gente ha sido bastante solidaria”, dijo el hombre que dentro de cuatro días cumplirá 53 años en plena carretera. Quizás su mejor regalo de cumpleaños sea que el presidente Arce cumpla su promesa electoral.

Comentarios